Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Sábado, 3 noviembre 2018

Balsa Cirrito

[Img #102465]

 

 

 

¿QUIÉNES SON LOS FASCISTAS?

 


    

 

Hace trescientos años no había izquierda ni derecha. Si me apuran un tanto, hace doscientos cincuenta tampoco. De hecho, una distracción frecuente entre historiadores de la literatura es adjudicar tendencias políticas a escritores que vivieron antes de la mencionada división izquierda-derecha. Algo así cómo ¿qué tendencia política tenía Lope de Vega, o Quevedo, o Cervantes, o Calderón de la Barca...? En ese juego intelectual se suelen encontrar conclusiones divertidas. Por ejemplo, se suele decir que Lope de Vega era de derechas, sin embargo, se obvia a veces que también fue el autor de uno de los dramas más revolucionarios de la historia, Fuenteovejuna, donde un pueblo levantado en armas liquida de forma violenta a un tirano que los oprime. A Quevedo, sin embargo, se le suele atribuir una filiación izquierdista, seguramente por su inconformismo, olvidando quizás su absolutismo radical.
    

Quiero decir con esto que la categorización de las personas o las ideas en izquierda o derechas no es algo que haya existido siempre, sino que es relativamente reciente, y que, del mismo modo, es previsible que no vaya a durar demasiado. De hecho, en la actualidad, la extrema izquierda y la extrema derecha (e incluso sin llegar a ser muy extremas) se parecen bastante. No debe ser casualidad, por ejemplo, que el partido ultraderechista francés Frente Nacional consiga su mejores resultados de forma casi matemática en los lugares donde antaño los conseguía el Partido Comunista Francés. Un ejemplo que citamos a menudo es el del secesionismo catalán, cuyas características (exclusivismo, insolidaridad, racismo...) hubiéramos dicho siempre que se tratan de rasgos de extrema derecha y que, sin embargo, es apoyado por muchos elementos de la extrema izquierda. Por tanto, sospecho que la antigua división izquierda-derecha se ha quedado algo desfasada, al menos como categorías absolutas.
  

De todas formas, como la cuestión es ardua y extensa, me van a permitir que me quede con otro término político que se utiliza hasta la saciedad. Me refiero al término fascista. Como todos sabemos, es uno de los insultos políticos más frecuentes, sobre todo en España, y más versátiles, puesto que lo mismo vale para un roto que para un descosido. Por ello, sospecho que la palabra ha sustituido al vocablo maricón. Hasta hace unos años, la palabra maricón, cuando se utilizaba como insulto, no tenía nada que ver con las tendencias sexuales de la persona a la que se aplicaba, sino que era una especie de calificación comodín: a aquel al que llamábamos maricón podía ser cualquier cosa, y cuando en medio de una discusión le gritábamos a alguien "¡maricón!" podríamos estar llamándoselo al heterosexual más extremado del mundo que no importaba. Por fortuna, y en este caso la corrección política ha hecho una buena labor, el término maricón ha quedado prácticamente desterrado del lenguaje común, cosa de agradecer; eso sí, en la búsqueda de un sustituto creo que nos hemos topado con la palabra fascista.
    

Como vemos, ahora tildamos de fascista a alguien en casi cualquier ocasión. Llamar a alguien fascista en un sentido estricto no tiene mucho sentido. El fascismo fue un movimiento político de la primera mitad del siglo pasado con unas circunstancias y características muy concretas que ahora nadie cumple. La principal es el autoritarismo absoluto. Y en España, en la actualidad, prácticamente nadie se considera autoritario, y no he oído a ningún partido defender el absolutismo, por lo que, en principio, no tendría mucho sentido calificar a nadie de fascista. Por ello, propongo una nueva definición actualizada, acorde con el espíritu del significado antiguo pero adaptada a nuestros tiempos.
    

A mi entender, fascista es toda persona que desprecia las reglas del juego. Todo aquel que se opone al cumplimiento de las leyes, que las desprecia o hace mofa de ellas entiendo que debería ser considerado fascista. Cuando unas normas se pueden cambiar y alguien no trata de hacerlo, sino que las vitupera de forma violenta o las infringe, considero que se trata de lo más parecido en la actualidad que existe al fascismo. Decimos, por supuesto, que esto solo es aplicable en democracias, en dictaduras donde no existe la posibilidad de discutir o revertir las leyes, esta definición no vale. Y, según esto, como vemos, el calificativo de fascismo se puede aplicar tanto a algunas personas de derechas como de izquierdas.
    

Por supuesto, se trata de una opinión, y quien no esté de acuerdo puede preguntarle su parecer a don Benito Mussolini, influencer máximo de la secta del fascio, vía ouija. A saber qué diría. Aunque tal y como está el patio no es descartable que Mussolini nos mirara con irritación y nos soltara un "¡Fascistas!"

    

PD: El próximo viernes, día 9 de febrero, tendré la satisfacción de presentar en el salón multiusos del Castillo de Luna mi novela El calendario de Brunswick. Están todos ustedes cordialmente invitados.

 

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
9 Comentarios
Fecha: Jueves, 8 noviembre 2018 a las 19:55
The Green Globin
¿Hitler y Mussolini creyendose los salvadores del mundo? Oh, my God, pero que clase de libros de historia leyeron algunos en su infancia, seguramente los de alguna editorial perteneciente a alguno de los aduladores del dictador, como aquellos que decian que "España es una tierra rica, por la gracia de DIos" o "Un arma puede ser buena depende de las manos donde esté. Los tipicos catecismos politico-religiosos, dirigidos a lobotomizar al ciudadano. Los resultados los tenemos a la vista, todos los dias.
Fecha: Miércoles, 7 noviembre 2018 a las 20:59
Monsieur Guillotine
" El gran secreto del régimen monárquico y su máximo interés consisten en mantener engañados a los hombres y en disfrazar, bajo el especioso nombre de religión, el miedo con el que se los quiere controlar, a fin de que luchen por su esclavitud, como si se tratara de su salvación, y no consideren una ignominia, sino el máximo honor, dar su sangre y su alma para orgullo de un solo hombre." (Baruch Spinoza, reputado filosofo admirado por Albert Einstein).
Fecha: Miércoles, 7 noviembre 2018 a las 19:32
Pproni
Parece que al Joker le ha salido la vena "paternalista". Así se empieza y se acaba como Hitler o Mussolini, creyéndose los salvadores del mundo. Y ya me extrañaba que no saliera a relucir la Iglesia. En fin mas de lo mismo y a hacerle la campaña gratis a la derecha que ya vienen elecciones. Mil gracias Joker por tu aportación a esa campaña
Fecha: Martes, 6 noviembre 2018 a las 19:46
The Joker
Vaya, vaya veo con consternación despues de mi vuelta de vacaciones, que a ustedes no se les puede dejar solos, siguen estando perdidos o peor tratan de desorientar al resto. En ningún siglo, en ningún continente, ninguna monarquia ha sido si podrá ser nunca sinonimo de democracia, ya que ambos terminos y sujetos son totalmente antagonicos y uno de ellos solo persiste eliminando al otro. Hitler estaba al frente de una dictadura fascista, desde el momento en que se otorgó a él mismo poder absolutista, y la republica a la que él llegó a presidir habia nacido en 1918, no la impuso Adolf. El Vaticano tambien ha escrito muchas enciclicas contra la Cosa Nostra, las dictaduras, la prostitución, la homosexualidad, la venta de armas, la corrupción, y algo menos de la pederastia, y de lo que más sobre el septimo mandamiento, lo que nunca parece haberle impedido tener su propia versión del texto o pasarselo por debajo del arco cuando ha querido. LPDB, que mejor definición.
Fecha: Martes, 6 noviembre 2018 a las 09:11
Punto
Sorprende un poco, señor Richtoffen, que usted equipare república a democracia, porque en el siglo XX, en Europa, han sido muchas más las repúblicas dictatoriales que las monarquías; casi todas las monarquías europeas han sido sinónimo de democracia, así que no sé cómo cuenta usted las cosas; el mismo Hitler al que usted cita no estaba al frente de una monarquía, sino de una república. Eso en Europa, en Latinomárica menor ni hablar. Y la relación de Hitler con las diferentes iglesias fue muy mala, tanto que quizás las diferentes confesiones cristianos fueron la única oposición seria con la que se enfrentó en su gobierno. Lo de Pío XII hace reír, aparte de la encíclica "mit brennender sorge", escrita por Pio XI pero inspirada por Pio XII, que era nuncio en Alemania, tenemos que Pío XII participó hasta en cuatro complots para derrocar a Hitler. Si cuatro complots le parecen poco, es su opinión.
Fecha: Lunes, 5 noviembre 2018 a las 18:41
Lothar von Richtofen
El fascismo siempre tuvo una tendencia absolutista y antidemocratica, y por tanto no tuvo nunca nada de republicana, ya que la republica encarna justamente los valores contrarios. El 23 de marzo de 1933 es una de las fechas más decisivas y trágicas de la historia, pues Adolf Hitler consigue la aprobación de la “Ley Habilitante” (Reichskonkordat), que le concede plenos poderes en Alemania, y los obtiene gracias al que más tarde se convertiría en el Papa Pío XII. Para afianzar el poder de el Vaticano en Alemania. Sin entrar en la red de espias y de ayudas a criminales de guerra nazis. Y la relación entre Mussolini y la Iglesia era tan "tensa" que les "obligó" a firmar un concordato, Los pactos de Letrán, que supusieron nada más que la independencia politica del Estado del Vaticano del Reino de Italia. Luego llegaría otro famoso concordato, de la misma Iglesia, pero con el dictador español, y que aún hoy sigue vigente, y eso que estamos en democracia.

Fecha: Lunes, 5 noviembre 2018 a las 10:00
Punto
Señor Richtoffen, el fascismo, pese lo que usted dice, se caracterizó históricamente por una tendencia republicana y antirreligiosa. Hitler era contrario al Kaiser y antimonárquico, y odiaba al cristianismo en cualquiera de sus versiones y Mussolini despreciaba al rey de Italia al que solo mantuvo porque la monarquía en Italia era lo mismo que la unidad del país; la Iglesia católica siempre mantuvo una relación tensa con Mussolini, que llegó a encarcelar a importantes líderes católicos como de Gasperi
Fecha: Domingo, 4 noviembre 2018 a las 16:56
Lothar von Richthofen
Al "señor escritor" le ha faltado hacer referencia de un par de detalles sobre el fascismo. El fascismo se ha caracterizado históricamente por la exaltación de valores como la patria o la raza para mantener permanentemente movilizadas a las masas, lo que ha llevado con frecuencia a la opresión de minorías (judíos, gitanos, homosexuales…) y a la declaración de guerras. Y que hubo al menos 15 paises donde ese fascismo se prolongó. Aparte de estos detalles, sin importancia, doy gracias a dios, de que cuando empezó a enumerar las caracteristicas del fascismo, como el autoritarismo y el absolutismo, no haya mencionado a nadie de la Corona, ya que como todo el mundo sabe, los reyes son los mayores representantes del absolutismo. Ha sido muy acertado no mencionar este dato, como el de que todos los regimenes fascistas se han apoyado en el poder religioso de su país. Cuando alguien te dice que unas normas, injustas y corrompidas, se pueden cambiar, pero sabe que tal cosa es imposible, dado el entramado tejido durante la redacción de la propia Constitución, o es un iluso o es un trilero.

Fecha: Sábado, 3 noviembre 2018 a las 14:47
Justino "Tomasito"
Gracias por la invitación señor escritor y enhorabuena por su trayectoria y la presentación de una nueva novela.En relación a su artículo,"bastante-mucho" de acuerdo.Creo que no merece la pena apuntar nada más al respecto, porque desde estos foros de opinión,acechan continuamente los verdaderos fascistas,los cúales seguro que tendrán ,como siempre, mucho que comentar.

Rota al dia • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress