Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Viernes, 26 octubre 2018

Los impuestos de las hipotecas (por Manuel García Mata)

El jueves, 18 de octubre, una noticia venía a alegrar a la ciudadanía. El Tribunal Supremo dictaba que los impuestos de las hipotecas correrían a cuenta de los bancos. Por fin una situación injusta se iba a solucionar definitivamente, una de las muchas cargas que se sumaban a los infinitos gastos que derivaban de la compra de una vivienda iba a pasar a la historia. El Supremo asignaba a los bancos el coste de esta carga impositiva, con la lógica de que quienes se benefician del acto jurídico habían de ser quienes lo sufraguen, que según dicta la sentencia: "Cargar este impuesto al hipotecado y no al banco constituye un evidente exceso reglamentario que hace ilegal la previsión contenida". A esto se sumaba que las personas que ya hubieran pagado este impuesto pudiesen reclamar su devolución al banco, teniendo en cuenta que los ejercicios fiscales desde 2014 hasta la actualidad no están prescritos.

 

Pero como la alegría no dura mucho en casa del pobre el día siguiente, 19 viernes, el Supremo daba marcha atrás y paralizaba la aplicación de la sentencia sobre el cobro de los impuestos de las hipotecas."El presidente de la Sala de lo Contencioso del Tribunal Supremo, Luis María Díez-Picazo, anunciaba que la Sala se reunirá con carácter urgente para evaluar si el criterio que aplica la sentencia conocida el jueves debe ser rectificado o confirmado”. El anuncio del tribunal fundamentaba en “la enorme repercusión social y económica” de la medida obligaba a replantearse si los bancos “deben asumir los impuestos de escrituración de las hipotecas”. Otra vez volvían a ganar los mismos; cuando los perjuicios son para la gente no importa que así sea, cuando estos son para los bancos les regalamos desde las altas instancias de nuestros gobiernos 80.000 o 100.000 millones de euros a fondo perdido. En fin, que la sentencia solo ha de servir para el caso concreto y no sienta jurisprudencia.

 

La sucesión de hechos ha provocado reacciones entre las asociaciones profesionales de la judicatura, críticas con la rectificación; “la Asociación Juezas y Jueces por la Democracia (JJpD), de tendencia progresista, ha pedido la dimisión del presidente de la Sala”. Con ello han conseguido que Carlos Lesmes, presidente del Tribunal Supremo, se reuniera con los magistrados que han dictado la sentencia, de lo que ha salido la decisión de una nueva reunión del Pleno para el 5 de Noviembre en el que se dará una respuesta definitiva al tema. “Esta paralización, que puede suponer un jarro de agua fría para muchos afectados, ofrece además un margen de tiempo a la Administración para que vaya preparando el cambio en la norma, por si finalmente es necesario ponerlo en marcha”.

 

No quedaría otra que esperar hasta entonces, sino fuera por todos los actos jurídicos previstos para estos días que faltan hasta entonces. Salvo que… el magistrado que ordenó revisar la sentencia de las hipotecas fue profesor hasta hace un año del centro universitario propiedad de los bancos españoles con lo que la conexión profesional del magistrado con la AEB, la asociación a la que pertenece la mayoría de las entidades financieras que operan en España, plantea el interrogante de si se encuentra inmerso en un conflicto de intereses.

 

Ante tal sucesión de hechos las reacciones entre la clase política no se han hecho esperar, solo haremos referencia a un ejemplo muy concreto. El ex-presidente de Gobierno, José María Aznar, ha defendido la postura de Díez-Picazo y con ello los intereses de los bancos frente a los de la ciudadanía. Para Aznar, “esta sentencia se podría haber evitado porque era una decisión más popular que jurídica. El populismo judicial es muy perturbador, hay que tener mucho cuidado con determinadas situaciones que afectan a la Justicia, Por esto, ha aplaudido la decisión del Tribunal Supremo de revisar esta sentencia porque, ha dicho, se habían puesto en peligro, desde el punto de vista jurídico, muchos principios que tienen que ser salvaguardados".

 

Ya se ve de que lado está el mito de la derecha patria.

(Entrecomillados hacen referencia a citas literales de links de prensa)

 

Manuel García Mata

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Viernes, 26 octubre 2018 a las 22:52
Justino "Tomasito"
Nunca pensé que este tema de los entrecomillados,citas a otros autores o links de prensa etc...fuera un mundo tan presente en nuestras vidas.Posiblemente hay muchísimos más plagiadores de lo que podíamos suponer.En relación al artículo en sí,bastante de acuerdo con el autor.

Rota al dia • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress