Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Sábado, 13 octubre 2018

Balsa Cirrito

[Img #101629]

 

 

 

MÁS LEJOS SIN COMPLEJOS
    

 

 

 

Cuando yo era niño vivía en un país acomplejado, sumamente acomplejado. Un país llamado España. Los españoles creíamos realmente ser inferiores, y por ello estábamos constantemente diciendo que no lo éramos; y por idéntica razón recordábamos todo el tiempo el Siglo de Oro, a Carlos V, al Gran Capitán, a Isaac Peral y al sitio de Zaragoza.
    

 

Yo diría que en la década de 1980 comenzó a cambiar todo eso. El elemento fundamental fue la Transición, que había mostrado al mundo un modelo para pasar de una dictadura a una democracia sin cargarse a medio país, y que se convertiría - sigue siéndolo hoy - en el patrón para todos los países del planeta que aspiraban a acabar con una dictadura de forma pacífica. Los españoles en aquel momento nos sentimos orgullosos de nuestro proceso y comenzamos a perder algunos traumas.
    

 

Me parece que otro dato que nos hizo mejorar ante nuestros propios ojos fue la llamada Movida Madrileña, con sus equivalentes de la Movida Gallega, o Movida Valenciana. Los españoles ya no éramos rancios y folklóricos, sino que éramos supermodernos, el no va más. Una frase de la graciosísima película de Almodóvar Laberinto de pasiones refleja aquel estado de ánimo. Imanol Arias - que hace de iraní - está hablando por teléfono y le dice a alguien en el extranjero: "Me encuentro en Madrid, la ciudad más divertida del mundo". Toma ya.
    

 

En seguida entramos en la Comunidad Europea, lo cual nos hizo también sacar mucho pecho, y, a partir de las Olimpiadas de Barcelona en 1992, conocimos un fenómeno alucinante, que fue el de los éxitos deportivos españoles. Con anterioridad, habíamos disfrutado apenas los triunfos de Perico Delgado y Seve Ballesteros, y algunos campeonatos menores de motociclismo de Ángel Nieto; pero desde entonces los éxitos fueron tantos y tan continuados que en muchos países, sobre todo los más lejanos, si dices España piensan instintivamente en los deportes, en Nadal y en nuestra liga de fútbol.
    

 

El remate fue la riqueza y la prosperidad desatada que empezamos a amasar, la mayor de nuestra historia, que se extendió durante los gobiernos de Felipe González, al principio y al final (con una crisis en medio), José María Aznar y la primera legislatura de Zapatero. Recuerdo a Gabriel García Márquez que había estado unos años sin venir a España y que se acercó a nuestro país a principios de los 90. García Márquez quedó alucinado: "¿Qué ha pasado aquí?", exclamó con una mezcla de admiración y envidia. Una prosperidad, dicho sea de paso, a la que contribuyeron decisivamente los dos partidos que gobernaron durante esos años, el PSOE y el PP, y a la que no fueron ajenos los partidos de oposición, principalmente el PCE, cuya moderada actitud facilitó la calma social.
    

 

¿Por qué cuento todo esto? Pues por dos razones. La primera es que me gusta recordar ciertas cosas, sobre todo las buenas. La segunda y fundamental es que voy estando hasta el gorro de esa corriente que parece decidida a volvernos a acomplejar.
    

 

Una de las técnicas más comunes para acomplejarnos es catalogar como exclusivamente españoles defectos que son comunes a otros muchos países, lo que JL Alborg llamaba "canutismo", es decir, mirar el mapa por el ojo de un canuto y ver solo la península ibérica (y tampoco toda), olvidándonos de lo que ocurre fuera. El ejemplo más claro es el de la corrupción. Como si en Italia, Alemania, Francia, etc. no hubiera políticos corruptos a punta pala. A decir verdad, en España la percepción de la corrupción (según indican las encuestas internacionales) es muy superior a la corrupción real. Sin embargo, por motivos políticos interesados hay muchos españoles (y no hablo de separatistas) empeñados en presentarnos como un país de tercera. Parecen obsesionados con volver a introducir en nuestros cerebros aquellos viejos complejos que habíamos logrado olvidar.
    

 

Pues no, somos un país de puta madre, con la mejor cocina del mundo, con el tercer mejor sistema de salud del planeta (y me atrevo a decir que la sanidad andaluza es la mejor de España, lo digo como persona que conoce varias comunidades), que dona órganos como nadie, que está llena de turistas todos los días del año (si vienen por algo será), que tiene la ciudad más bonita del orbe según The New York Times: Sevilla, que además somos los primeros en la investigación de energías alternativas, que hablamos un idioma estupendo (el segundo de la Tierra en hablantes nativos), que incluso nuestros políticos, tan denostados, son menos fantasmas que lo que se ve por ahí, y de hecho somos casi el único país occidental desarrollado donde no ha crecido ningún movimiento xenófobo con gran apoyo popular... El año pasado, Deloitte, la firma de auditoria más importante del globo y el SPI designaron a España como "El mejor país del mundo para nacer". ¿Algo que objetar?
    

 

Podría seguir muy largamente, pero no quiero extenderme. Por mi parte no voy a volver a sentirme acomplejado por ser español. Y cuando analice los defectos que tenemos, que como ocurre en todos los países son muchos, los pondré en su justa perspectiva, sin exagerarlos y sin dramatizar. Y sin utilizarlos para fines muy oscuros.
    

 

Termino de escribir. Diez y veinte de la noche. 12 de octubre.

 

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
10 Comentarios
Fecha: Viernes, 19 octubre 2018 a las 22:37
Hannibal Lecter
Es curioso como algunos, que se autodenominan demócratas, se empeñan en querernos hacer creer que la transición española fue modelica y que quienes dicen lo contrario o son anti-españoles o son revanchistas o son golpistas. Cuando en realidad los golpistas fueron los que impusieron una dictadura y la prologaron mediante una vergonzosa transición, donde se mantuvo a todos los altos cargos del ejercito, la judicatura, los cuerpos de seguridad y la politica procedentes de la dictadura franquista y donde no se llevó a la justicia a ninguno de loss criminales de guerra ni de los culpables de terrorismo de estado, contra el pueblo. Y estos que dicen defender esta pantomima de transición se autodenominan patriotas y democratas, ¿existe mayor contradicción y cinismo? Algunos parecen tener una fobia enfermiza a la Republica, deben ser gente que disfruta siendo serviles vasallos y abyectos subditos o gente que tienen terror a que una Republica ponga las cosas en su sitio y se les acabe los privilegios a tantos herederos de las corrupción franquista. Muchos imperios y fortunas levantados a costa de sangre inocente y latrocinios ignominiosos.
Fecha: Viernes, 19 octubre 2018 a las 09:21
Pepe
Vaya maestro, no han sido estos tus mejores comentarios, has hecho 3 y te han dado 3 zascas y, además, todos con razón.
Fecha: Jueves, 18 octubre 2018 a las 19:23
verdolaga
Los comentarios de parte republicana se huelen al lejos al ser tan desaforadamente rancios. Viva España y la madre que nos parió: como dice el articulista la mejor sanidad, la mejor lengua, los mejores escritores y artistas... Por qué tenemos que avergonzarnos de ser españoles, coñ....
Fecha: Jueves, 18 octubre 2018 a las 16:52
Manuel
Mira Tomasito, hablando del tonto del pueblo. Ya apareció, estaba en Ferrol.
Fecha: Miércoles, 17 octubre 2018 a las 19:57
CAMilo Gürtel Punica
Como presidente de Nuevas Generaciones del Podrido Popular en la región de El Ferrol, quisiera manifestar mi total adhesión y apoyo a la reivindicación que hace el señor "Tomasito" en su acertado comentario. Ya va siendo hora de que los primos, esto es el pueblo español les cierre el grifo a Cataluña y Pais Vasco, y nos lo vuelva a abrir a nuestra organización. Porque no es justo que nuestros mayores se hayan enriquecido con sus tramas y que las nuevas generaciones, los que venimos detrás, tengamos tambien nuestra oportunidad para dar nuestros pelotazos y montar nuestras propias tramas. Tambien quiero apoyar a este comentarista en su queja de que antes estabamos mejor y él tenia menos competencia. Arriba España.
Fecha: Martes, 16 octubre 2018 a las 16:33
Manuel
Mas que Himmler te pega mas Goebbels.
Fecha: Lunes, 15 octubre 2018 a las 19:00
Heinrich Himmler
Estoy completamente de aceurdo con lo expresado por el sr "Salami". Resulta exasperante como los vastagos de los ajusticiados por el gobierno del Generalisimo Francisco Franco, en pleno siglo XXI sigan rememorando las supuestas represiones y persecuciones a los ciudadanos con ideas marxistas o que no aceptaron el gobierno ejemplar del Caudillo. La mayor prueba de su ejemplaridad es que su gobierno fué bendecido por la Iglesia Catolica. Estos comunistas que pretenden revisionar la gran historia de España me recuerdan a los judios supervivientes de los campos de concentración nazis que siguen empeñados en tergiversar la historia y convencernos de un holocausto que como las victimas de las cunetas en España, es inexistente. Es la tactica habitual de la conspiración judeo-masonica que todos conocemos. Además siempre hubo muy buena sintonia entre nuestros regimenes y nuestros metodos fueron muy similares. Heil Freundes!!!
Fecha: Domingo, 14 octubre 2018 a las 23:24
Justino "Tomasito"
Estoy totalmente de acuerdo con el articulista;lo único bueno que hemos perdido de antes,es que estábamos mucho mejor cuando sólo había un tonto por pueblo.Espero que muy pronto,el pueblo español de España les cierre el grifo que otros "listos" les han abierto con nocturnidad y alevosía.
Fecha: Domingo, 14 octubre 2018 a las 22:33
PProni
Y podía ser todavía mejor si no fuera por aquellos que tanto "añoran" la guerra civil y nos la recuerdan en todos los comentarios. Parece que la extrema derecha guerracivilista no termina de digerir la Transición y nos la recuerda constantemente. ¿Tanto echan de menos el franquismo?. Será eso. Esta vez el franquismo nos dice que se llama Simón Bolívar.
Fecha: Domingo, 14 octubre 2018 a las 16:11
Simón Bolivar
"Un modelo para pasar de una dictadura a una democracia, sin cargarse a medio país", ¿será broma no? Al menos espero que en su dedicación profesional no sea Historia lo que inculque. En primer lugar la dictadura ya se encargó de cargarse a medio país, durante y sobre todo despues del golpe de estado-guerra civil, una vez en el poder, con una Razzia, genocidio o exterminio, como quieran designarlo, planeado a todos lod niveles contra los supervivientes del bando republicano y contra todo aquel que no comulgase con la imposición de una dictadura. Luego de modelica no tuvo nada, si la comparamos con otras, por ejemplo en America, donde se restableció la democracia pero tambien se castigó a los culpables de cometer crimenes contra el pueblo. ¿Orgullosos de que nuestro modelo sea uno donde el ejercito de la dictadura guiaba y vigilaba cada paso adoptado? Donde se imponia la monarquia al pueblo. Donde se dejaba sin castigo los crimenes cometidos contra la humanidad y sin justicia a todas las victimas de la dictadura. Más que orgullo lo que debería producir es verguenza, pesadumbre y hasta asco si me apuran. No fué una transición, fué una "transacción".

Rota al dia • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress