Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Sábado, 28 julio 2018

Balsa Cirrito

[Img #97182]


 

 

 

A VUELTAS CON LA CALLE CHARCO

 

 

 


Parece que la calle Charco está siendo motivo de cierto encono. El PP no acudió al estreno de la remodelación por motivos que se me antojan un tanto esotéricos. Supongo que tiene que ver con que andamos en año electoral y hay que tratar de pinchar donde se pueda; lo malo es que en el PP parecen no haber entendido que tocar las narices también es un arte, y que si se quiere fastidiar hay que hacerlo con más talento e ingenio del que van mostrando. Para estas (y para otras) me temo que Liaño lo hacía mejor.
    

Pero saliéndonos de asuntos laterales, hay una cuestión que si merece su pizca de disputa, y es la de la estética de la calle. Leo y escucho acá y allá, y hay bastante gente a la que no terminan de gustar algunos elementos. Evidentemente, en este aspecto solo se pueden dar opiniones, y nadie debe presumir de llevar la razón absoluta. Lo que es a un servidor de ustedes sí que le gusta. Como ya dije la semana pasada, lo que me molesta es la falta de civismo ciudadano, que tiene las baldosas sucias y llenas de cadáveres de chicle desde antes que se inaugurara. Pero el resto lo encuentro muy agradable y, sobre todo, muy en la línea de lo que se hace en otros lugares, dentro y fuera de España. Particularmente, los maceteros verde luminoso fantástico parece que han molestado algunos sentimientos estéticos, sin embargo, lo que es a mí, podría jurar que son lo más chulo de la rúa, muy especialmente de noche, donde dan infinita alegría a una calle que - hora es de confesarlo - lleva unos años muy tristes, con el cierre de muchos comercios y la grisura que se diría que impregna su espíritu. Este verde de las macetas con las luces reflejándose en ellas es una especie de tráiler de un futuro mejor de la que, al fin y al cabo, es nuestra arteria principal, una suerte de negativa al hundimiento del centro de la ciudad. Y si tenemos un poco de perspectiva, estaremos de acuerdo que acompaña al estilo de la muy cercana plaza de Jesús Nazareno, donde se encuentran las fantásticas esculturas de Román Lokati.
     

Hay también quien lamenta la desaparición de los naranjos (desaparición relativa, ya que se han instalado arbolitos en los maceteros que, supongo, irán creciendo), idea que parece digna de tenerse en cuenta. Sin embargo, existe una cuestión con la que casi todos estaremos de acuerdo, y es que los árboles destruyen el enlosado con las raíces, como bien se quejaba un lector en esta página con respecto a otras zonas de Rota, sin que nadie lo haya remediado hasta el momento. Por tanto, lo de macetear los árboles no creo que sea muy descabellado.
    

La última cuestión es la de los bancos. Parece que hay a quien le molestan. No deja de ser curioso. Personalmente entiendo que los bancos son un recurso estupendo en las calles comerciales, como es la calle Charco; creo, eso sí, que deberían haber sido un poco más modernos y no tan convencionales, pero supongo que a los responsables les parecía que con los maceteros luminosos ya habían agotado su cuota de osadía.
    

En todo caso estas discusiones estéticas sobre las calles de Rota me parecen muy divertidas e interesantes. Hace años, cuando inauguraron el monumento de las manos, el entonces concejal del equipo de gobierno, Antonio Alcedo, dijo unas palabras que a mí en el momento me parecieron una chorrada, pero que pasados los años creo que resultan bastante justas. Venía a decir Alcedo que las novedades casi siempre caen mal, y que cualquier salida de las formas tradicionales en el ornamento urbano irrita a mucha gente, pero que el tiempo solía ser el mejor remedio para esta irritación. Estoy de acuerdo. Es más, me puedo imaginar que dentro de treinta años, otro ayuntamiento (no creo que para entonces Javier siga de alcalde, así que debe ser otro) decide cambiar la calle Charco. Y muy posiblemente, algunos de los que ahora se enfadan (los que sigan vivos) digan entonces que la calle Charco estaba más bonita con sus maceteros de colores y no con las porquerías que están instalando en el año 2050. Y es que todo cambia. Sin ir más lejos, la calle Charco cuando yo era niño se llamaba Calvo Sotelo. Y no estuvo mal ponerle otro nombre.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
10 Comentarios
Fecha: Lunes, 20 agosto 2018 a las 18:09
Altamirano Athapuerca
Deben de entender ustedes al señor Derechistaderota, él es conservador convencido, ultramontano podrian decir mucho, y estas cosas progres le intimidan y le agobian. Es de una rama o falange, uy no lo malinterpreten, de la sociedad que prefiere y añora lo vintage. Si por ellos fuese, eliminarian la televisión y volveriamos a la radio de valvulas, cambiariamos el coche por el burro, la ducha por la palangana, el inodoro por el corral de gallinas, las "piniculas" por la misa, el psicologo por el cura, las elecciones por un señor uniformado con voz de pito y así hasta el infinito. Es de los que maldicen cada dia al señor Flemming por haber descubierto la "pinicilina" y peor no haberla privatizado y comercializado, que tipo tan loco.
Fecha: Martes, 7 agosto 2018 a las 19:02
Duquesa Cayetana de Orujo
Diga ud que sí don Rebelderota, estos rojos se estan cargando toda la esencia española. Deberian eliminar la TVE y volver al NODO, esos si que eran noticieros y que emoción cuando el generalisimo hacia su discurso. Me voy a tomar un copazo a su salud.
Fecha: Martes, 31 julio 2018 a las 17:07
Rebelderota
Cuando se cree que con macetones con arboles ya esta solucionado por muy de moda que este y lo ponga todo el mundo , la verdad es que como los naranjos que habia antes enla calle charco no hay nada .
Fecha: Lunes, 30 julio 2018 a las 21:01
Sibila
Rebelderota, en la mayoría de los sitios estan dejando de plantar árboles en el suelo, ahora en casi todas partes ponen maceteros papa plantarlos, así que lo mismo no es tan mala idea.
Fecha: Lunes, 30 julio 2018 a las 20:21
Padre Mundina
Vaya por dios, el primer desencuentro entre el señor Reverendorota y el señor articulista, divorcio a la italiana. Parece ser que aqui el catedratico en historia y ecologia, el excelentisimo Reverendorota, olvida que existen arboles aptos para la urbe y que no levantan el suelo con sus raices. Pero a alguien tan sectario ideologica y religiosamente, no podemos exigirle apertura de mente, sería algo fuera de su alcance. Asi que lo modernista choca, pues entonces no sabemos porque los salones de nuevas tecnologias y avances en automovilismo, agricultura, ciencia, medicina, telefonia, etc,etc concitan tantos visitantes, si total lo modernista choca. Si por el sr Reverendorota fuese, nos despalzariamos en burro, beberiamos en botijos, plantariamos pinos en el campo y tendriamos sereno, que sería él por supuesto, le encanta eso del ordeno y mando.
Fecha: Lunes, 30 julio 2018 a las 10:24
Rebelderota
Aqui se nota que el autor del articulo sintoniza con el Alcalde y sugripo politico . En alguna parte puede tener razon pero si los naranjos levantan el suelo, cual esla solucion del articulista? No plantar mas arboles en suelo urbano? Menuda chorrada. Si Rota quiere vivir del turismo debe hacerse mas tipica no modernista porque choca .
Fecha: Domingo, 29 julio 2018 a las 23:36
El Arropiero
No le tengan en cuenta al señor Lechuguino sus acerrimas criticas a la labor municipal. Es que lo que él añora es que el pueblo no sea como Agueda del caudillo (Salamanca), Villafranco del Guadiana (Badajoz), Alcocero de Mola (Burgos), San Leonardo de Yagüe (Soria), Queipo de Llano (Sevilla) o Barbate de Franco (Cadiz). Este señor solo espera del ayuntamiento que le pongan un buen apellido al pueblo. O que le cambien el nombre, como "Fachilandia" o "Nana City"
Fecha: Domingo, 29 julio 2018 a las 19:57
Salvochea
La opinion de este señor, el panfletista,es sesgada.
Ya sabemos como es el susodicho.
Sus ideas estan entre lo que escuchaba en su niñez y su etapa universitaria, se quedo en su niñez.
Fecha: Sábado, 28 julio 2018 a las 20:52
Hermano Lobo
La tuya, respetable, es una opinión más. Sin embargo, si el sentir de la gente también se debe respetar, en una consulta de Rotaaldia más de dos tercios de los roteños opinamos que el cambio ha sido estéticamente claramente negativo. Se ha perdido todo toque de tradición, de calidez, para convertirla en una calle fría, sin personalidad.
Pero el desaguisado se ha consumado y ya no tiene remedio. Espero que Alcedo siga llevando razón al cabo de unos años.
Fecha: Sábado, 28 julio 2018 a las 14:20
Justino "Tomasito"
Totalmente en desacuerdo con su opinión sobre la calle Charco.Un gran horterada no puede convertirse por su ironía en algo actual del siglo XXI.¿Ha pensado usted alguna vez que Rota podía haber sido perfectamente la "Peñíscola" del Sur de España?.Lo tenía todo;mar,murallas a lo largo de toda la parte vieja,iglesia del siglo XII,Convento de la Merced,Baluarte Militar...y algunos políticos y no políticos descerebrados la han convertido en algo muy distinto pero que estoy más que seguro que la Rota "peñíscola" daría ahora mismo al pueblo siete veces de dinero y turistas durante todo el año.Pues lo mismo para no extenderme,ha pasado con la calle Charco,y el 90% de los vecinos no están equivocados;el equivocado creo que es usted,los técnicos que también creo que no tienen ni pajolera idea y todos aquellos políticos que están ahí y que para éso se les paga,y muy bién por cierto, para que estos técnicos no se equivoquen al elegir el material,el diseño y sobre todo cambiar una calle que gusta a todo el mundo,por otra que ya sin inagurar,detestan y les cabrea.

Rota al dia • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress