Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Sábado, 7 julio 2018

Carlos Roque Sánchez

[Img #95960]

 

 

 

QUEMANDO MARIPOSAS: AMOR EPÉNTICO

 

 

 

 

Tan ‘Spain is different!’que el tiempo pasa, el lugar puede ser otro, también las personas pueden ser distintas y sin embargo las circunstancias, ésas, esas siguen siendo las mismas o casi. Por desgracia es o puede ser así, al menos en nuestro suelo patrio. Una maldad en tiempo y forma, y se lo ejemplifico.


En el primer cuarto del pasado siglo XX el poeta Vicente Aleixandre, uno de los mejores amigos de Federico García Lorca, nos ofrece una buena muestra de lo que les advertía más arriba. El sevillano contaba del granadino que se había inventado el término epéntico para referirse en público a la homosexualidad masculina, a su lorquiano término “mariquita”, sin que nadie se percatara de ello. Una hábil destreza lingüística para decir poco, sugerirlo todo y entender mucho. Puro conceptismo lorquiano, ‘epentismo’ por homosexualidad y ‘epente’ por homosexual.


Según dicen que cuentan, en una comida entre ambos poetas, Federico le dijo a Vicente: «He oído que Cossío es un gran estudioso del epentismo, ¿tú lo sabías?». A lo que éste contestó: «Sí, lo sabía. Sé que lo ha estudiado mucho. Es un epente muy notable». Una conversación curiosa y reveladora pues, aunque tuvo lugar en los años 30 y con la libertad de la República aún vigente, determinadas palabras continuaban siendo indecibles. De forma que si bien en la intimidad, era conocida de todos la homosexualidad del gran erudito José María de Cossío, en público era un secreto y nadie, nadie, se atrevía a decirlo de forma explícita. De ahí el recurso dialéctico entre los dos amigos.


Los que saben bastante del poeta de Fuente Vaqueros dicen que él, que tanto amó al amor, no llegó a recibirlo nunca. Ni siquiera de aquel que dicen que fue su gran amor, un joven escultor al que dedicó su ‘Romance del emplazado’ y que comienza con: “¡Mi soledad sin descanso!”. De ahí que para poner tierra de por medio con el frustrado, y por el frustrante amor, quienes le querían bien lo mandaran a New York, ya saben lo del supuesto poder de la distancia. Para que olvidara vamos. Pero por desgracia en Lorca el olvido produjo un efecto perverso, ya que lo hundió en una profunda depresión de la que le salvarían, cada uno a su manera, dos buenos amigos. Una, la genial artista polímata La Argentinita, y otro, su gran amigo el torero Ignacio Sánchez Mejías, a cuya intempestiva muerte le compuso el llanto: “¡Que no quiero verla! / Dile a la luna que venga / que no quiero ver la sangre / de Ignacio sobre la arena”.


Y en los albores del siglo XXI, como bien saben, la cosa no parece haber cambiado mucho, no. Tal vez en las formas sí, puede ser, pero en el fondo, lo que se dice en el fondo va a ser que no, o sea que estamos ante una maldad aún peor. Les digo esto porque me ha venido a la memoria la frase con la que en el verano de 2003, el entonces diputado socialista Alfonso Guerra, calificaba al secretario general del PP, Mariano Rajoy. Dijo de él que era “un poco mariposón”, ¿qué quería decir? En opinión de algunos “mariposón” venía de mariposa, como de marica viene maricón, así que ya ven por dónde iban los tiros y qué tipo de munición se gastaba el político socialista. Sin duda todo un tiro artillero por elevación.


No, no parece que en este asunto hayan cambiado mucho las cosas, porque es evidente que seguimos quemando mariposas. Por cierto, aclarado ‘Vanitas vanitatis...’ y del todo conforme con sus secuelas ‘hacia la igualdad sexual’ y ‘amor epéntico’ me queda lo de ‘quemando mariposas’ ¿Por qué? (Continuará)


CONTACTO: [email protected]
FUENTE: Enroque de ciencia

 

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
2 Comentarios
Fecha: Miércoles, 11 julio 2018 a las 13:38
Justino "Tomasito"
Cada vez que leo a este articulista,la sorpresa es siempre agradable."Mariconson..."(Fidel Castro tras una broma de un cubano en Miami al pasarse éste por Hugo Chavez),como se ve una en este caso con tintes de enfado,se hizo viral y con razón .
Fecha: Lunes, 9 julio 2018 a las 09:56
Hermano Lobo
Amano, como siempre. Además siempre se aprende algo con su lectura. Por ejemplo: hoy no tengo reparo en confesar que desconocía la palabra "polímata"

Rota al dia • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress