Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Sábado, 7 julio 2018

Historias populares de la villa de Rota, por Prudente Arjona

En esta sección se ofrecerán fragmentos del libro escrito por el roteño Prudente Arjona, titulado "Historias populares de la villa de Rota", que como su propio nombre indica, refleja buena parte de la historia local.  Aunque el libro está a la venta en papelerías del municipio, el afán del autor nunca fue lucrarse con ello, por eso, permite a Rotaaldia.com compartir algunos de sus capítulos para que el gran público tenga conocimientos de una parte pasada de la villa.

 

[Img #95950]

 

 

CALLE DE LA VERACRUZ

 

 

 


Volviendo a la actual plaza de Andalucía, vamos a dirigirnos a la inmediata calle de la Veracruz, que nace en esta dicha plaza y era conocida allá por el siglo XV, cuando Rota estaba aún circunscrita dentro de sus murallas, bajo el nombre de camino de la Cruz Verde, según hemos podido averiguar, más tarde camino del Rompidillo, puesto que  todavía no era zona urbanizada, ni podía considerarse calle por no existir aún casas construidas. Su nombre, más o menos oficioso era, según la documentación, el de Puerta de Tierra, vaga denominación que abarcaba al primer tramo del camino que, naciendo de la Puerta de Tierra o Arco de la Villa, conducía a los pueblos comarcanos.


Posteriormente, y ya en el siglo XVI, recibe el nombre de Veracruz tras la construcción de la ermita de este nombre. Así don Ignacio A. Liaño dice en su libro Viejas Calles Roteñas lo siguiente: El primer nombre de Veracruz lo recibe a principios del siglo XVII, cuando la Hermandad de la Veracruz se instituye para rendir culto al Cristo de ese nombre y construye una capilla o ermita en las afueras del pueblo.


Tradicionalmente se ha dicho y considerado que tanto la ermita de la Veracruz como el Convento de la Merced, se había construido en un baldío o descampado situado a las afueras de la población, sin casas ni construcciones en sus alrededores. Sin embargo, los documentos fundacionales del convento nos dicen lo contrario, cosa que ya debería saberse desde el mismo momento en que Bravo de Laguna, que visitó Rota en viaje de inspección en 1577, dijo en su informe que Rota es un lugar cercado de muralla antigua; tendrá lo cercado hasta doscientos cincuenta vecinos, y tiene un arrabal de hasta trescientos, o sea, que la zona de extramuros tenía más población que la Villa propiamente dicha, de lo que se desprende una clara discordancia de fechas y de ocupación poblacional entre los diferentes escritores e investigadores.


Por otra parte, cuando en el año 1604 se inician las obras de construcción del convento, que según la documentación se realizaron partiendo de la ermita de la Veracruz , información recogida por don Antonio García de Quirós en su libro Historia de la Ermita y Cofradía de la Veracruz, una de las dependencias se encontraba en estado ruinoso, o al menos su estado de conservación era bastante deficiente. Habría que preguntarse sobre la fecha real en que la ermita fue construida, ya que la fecha más antigua sobre la Cofradía data de 1584, según Martínez Ramos. Por tanto, debía de haber transcurrido  cierto tiempo, ya que para haber llegado a tal situación de deterioro tendrían que haber pasado bastantes años.


Ya que estamos hablando de dicha ermita, nos gustaría detallar una secuencia del mencionado libro de García de Quirós, donde habla de la existencia de un cuarto adosado a la capilla, de unos 15 pies de largo por 10 de ancho, que servía de sacristía y también para lavarse los cofrades que durante la Semana Santa se flagelaban y disciplinaban en la capilla, mientras meditaban ante la imagen del Crucificado sobre los dolores de la pasión y muerte del Redentor, pues después de macerar sus cuerpos pasaban a este cuarto, en donde hacían desaparecer, lavándose con agua, la sangre de sus heridas.


No debemos olvidar que esta cofradía tenía verdadero carácter penitencial, al igual que la mayor parte de las que ostentaban este título. Valga como referencia la Hermandad del Santísimo Cristo de la Veracruz y Nuestra Señora de las Tristezas de la iglesia sevillana de Jesús, cuyas reglas, formadas en Cabildo en mayo de 1448, recogen el uso de la disciplina en determinados días. Asimismo, tanto en las procesiones  penitenciales como en las rogativas muchos de los participantes se flagelaban. También se menciona en el capítulo LII de la primera parte del Quijote, inmortal obra de Cervantes.


Retomando de nuevo el asunto de la calle, procederemos a hacer ciertas puntualizaciones y narrar alguna que otra anécdota. Comenzaremos diciendo que según García de Quirós este camino de la Cruz Verde no se convirtió oficialmente en calle hasta finales del siglo XVIII, puesto que anteriormente no existían casas construidas a ambos lados de la misma. Sin embargo, a través de los años y por diversas circunstancias de índole político, se intentó variarle el nombre de Veracruz que ostentaba. Así, a finales del siglo XIX acordó el Ayuntamiento darle el nombre de José Navarrete, como homenaje a dicho escritor y político, que aunque nació en El Puerto de Santa María, era un enamorado de Rota, donde vivía. Autor prolífico, cuenta entre sus varias obras con la novela titulada María de los Ángeles, cuya acción transcurre totalmente en nuestro pueblo, y en la que hace una vívida descripción de la calle que tratamos. Esta obra fue reeditada por la Fundación Alcalde Zoilo Ruiz-Mateos, de entre otros muchos libros sobre nuestra villa roteña.


A destacar que este cambio de nombre originó una gran polémica, ya que la inmensa mayoría del vecindario opinaba que, si bien el señor Navarrete merecía un homenaje por parte de los roteños, nunca debía ser a cambio del santo nombre de Veracruz. Por fin el Ayuntamiento, accediendo al clamor popular, volvió a reponer el nombre de Veracruz a la mencionada calle.


Tras la proclamación de la II República, el Cabildo municipal acordó en 1931 rotular esta calle con el nombre del líder socialista Pablo Iglesias, a pesar de las múltiples protestas y manifestaciones públicas que nuevamente surgieron, si bien éste era sólo el nombre oficial, pues el vecindario seguía nombrándola y conociéndola con el nombre de Veracruz, hasta que el 14 de agosto de 1936, y por acuerdo municipal, volvió a recuperar su primitivo nombre, que hoy ostenta.


Creo, por cierto, interesante detallar que en 1928, siendo alcalde don Zoilo Ruiz-Mateos, consiguió a través del diputado, escritor y poeta don José María Pemán que el Gobierno concediera 60.000 pesetas, todo un capital en aquellas fechas, para reconstruir la muralla del Rompidillo, que se había hundido y dejaba a Rota sin acceso a la estación de ferrocarril y en grave peligro a las casas de aquella zona. En prueba de gratitud, el Ayuntamiento acordó nombrar al señor Pemán Hijo Adoptivo de Rota y dar su nombre al trozo de la calle Veracruz comprendido entre las de Merino y Calvario.


Cuando el señor Pemán tuvo noticias de este acuerdo, escribió una carta al alcalde, aceptando el nombramiento de Hijo Adoptivo, pero no el cambio de rotulación de la calle, argumentando lo siguiente: La calle Veracruz debe llamarse así en todos sus trozos. Es un nombre demasiado bello y bendito para arrancarle un solo palmo de terreno. Ya ve Vd. amigo Alcalde, yo vivo en Cádiz en la calle Isabel la Católica. La gran Reina tiene una calle por haberle dado a España un mundo ¿Cómo voy yo a tener otra calle por haberle conseguido a Rota 60.000 pesetas?.


Esta calle de la Veracruz fue siempre el corazón de la Rota que empezaba a expansionarse fuera de las murallas como calle central y principal de nuestro pueblo. En ella se celebraban las veladas y verbenas y los carnavales; se exornaba en las fiestas religiosas y fue siempre itinerario obligado de todas las manifestaciones públicas y procesiones, así como de la vida social, comercial y política.


Aún hoy, y a pesar de la enorme expansión de la Rota actual, la calle Veracruz sigue siendo el centro vivo del pueblo, aunque la calle Charco le haya quitado una gran hegemonía urbanística.


Esta calle comprende desde la actual plaza de Andalucía, vulgo de la Caridad, hasta el inicio de la calle Calvario, estando comprendida en ella la plaza de Pío XII, donde se encuentra el monumento al Sagrado Corazón de Jesús, monumento erigido en 1959 por el Ayuntamiento presidido por don Antonio García de Quirós Milán.

 

 

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Lunes, 9 julio 2018 a las 10:04
Hermano Lobo
Apasionante es leer la historia de Rota, narrada con tanta sencillez, no exenta de detalles y anécdotas.
Más de uno deberían conocer el detalle, inmenso detalle, de Pemán rechazando quitar el nombre de una parte de la calle Veracruz para homenajearle.

Rota al dia • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress