Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Sábado, 13 enero 2018

Balsa Cirrito

[Img #85321]

 

 

 

 

MIENTRAS HAIGA GRASIA, NO PASA NÁ

 

 

 

 


A finales de los años 70 y principios de los 80, España estuvo más unida espiritualmente que en ningún otro periodo de su historia. El motivo no era la bandera, ni siquiera la selección de fútbol, sino la televisión. Prácticamente todo el mundo en el país tenía ya por entonces televisor en color, y en todas las regiones se podían sintonizar los dos únicos canales existentes. Vivíamos en una rigurosa y ferviente comunidad televisiva. Por la noche, todo quisque veía la tele - recordemos que no había internet - y uno contemplaba los programas sabiendo que todos tus amigos estaban sintonizando lo mismo. Recuerdo que cuando estudiaba en el instituto las conversaciones sobre televisión eran las más frecuentes, y que los profesores utilizaban para ejemplificar cualquier cosa los modelos televisivos.
    

Del mismo modo, y aunque ahora pueda resultar extraño, los periódicos dedicaban sus artículos más incisivos y críticos a cuestiones televisivas. El director de TVE parecía un ser más poderoso que el mismísimo presidente del gobierno. Un cantante que saliera en TVE1 en hora de máxima audiencia sabía que tenía el éxito garantizado. Lo mismo un humorista o un actor presentando su película. Es curioso, porque ahora, especialmente por parte de los más jóvenes, la televisión se ve poco. A veces pregunto en mis clases: ¿Quién vio anoche la tele?, y suelen ser muy pocas las manos que se levantan; a veces, ninguna.
    

Y digo todo esto porque a lo mejor el tema que voy a comentar quizás no tenga ya tanta importancia, pero me cabrea. Voy a hablar de Canal Sur.
    

Si tuviera que definir la televisión andaluza con una palabra sería fácil: cutre. Muy cutre. La iluminación, los decorados, muchos de los presentadores, el público de los platós... Por no mencionar la sustancia, o sea, los programas. Desde luego, no veo mucho la cadena, pero, esencialmente, parece que solo hay dos emisiones en parrilla. Juan Imedio haciendo algo y un pavoroso concurso de coplas donde los concursantes suelen expresarse en las versiones más plebeyas del andaluz y acostumbran a ir vestidos de la forma más hortera con que se puede salir en la tele sin que te detengan. La fachada que se da de Andalucía es terroríficamente paleta (aunque también puede ser que sea una versión realista, y que realmente seamos así de paletos). Parece que los responsables de la RTVA no son capaces de entender la importancia de la imagen. Por poner un ejemplo: ¿cuántas películas americanas de los últimos quince años han visto en las que sus protagonistas sean gente pobre? Los intérpretes son casi siempre abogados o corredores de bolsa o catedráticos o militares o policías. De tal forma, en el imaginario popular EEUU es un país de gente casi siempre bien vestida que vive en buenas casas y que goza de una notable holgura económica. Y, por supuesto, son guapos. Frente a eso, Canal Sur propone el chonismo masivo. Escuchar hablar a María del Monte, con su deje folklórico y su dicción tan arrastrada que los mismísimos hermanos Álvarez Quintero habrían encontrado excesiva, provoca tanto espanto como un meteorito.
    

Y lo que es peor de todo. Canal Sur halaga las tendencias más detestables de los andaluces, esto es: su ordinariez, su folklorismo de pandereta, su incultura. El hecho de que sea un canal público, acrecienta el bochorno. Que lamentablemente no se detiene en la televisión. La radio pública andaluza se llama ¡Radio Nacional de Andalucía! ¿Nacional? No sé si se inventan el mapa o el diccionario, pero con ninguna de las dos cosas me salen las cuentas.
    

Por supuesto, no pido una televisión pública que esté todo el día emitiendo programas culturales (eso no lo aguanta nadie), pero no creo que sea descabellado pedir elegancia, moderación del populismo y un poquito, aunque sea solo un poquito, de glamour.
    
  

PD. Sorprendentemente, los informativos de Canal Sur, son relativamente decentes. Y digo sorprendentemente porque es por donde más agua suelen hacer las televisiones públicas, particularmente las autonómicas.
   

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
3 Comentarios
Fecha: Martes, 16 enero 2018 a las 21:04
Hermano Lobo
Das en el centro de la diana, Balsa. La televisión que tendríamos que soportar, si nos molestáramos en mirarla, aunque la tenemos que pagar con nuestros impuestos, no puede ser más tosca, basta y osca.
Es de vergüenza. Los programas, de los que no he logrado aguantar más de dos o tres minutos, del tal Juan Imedio, amén de otros, son un canto a la estulticia.
Los dirigentes, guionistas, presentadores y demás responsables de RTVA se merecen la cárcel de la comunicación.
Fecha: Domingo, 14 enero 2018 a las 09:15
Rebelderota
Muy de acuerdo con el artículo , parece que en canal sur y quienes los dirigen todo lo Andaluz se ve desde la óptica de ser una persona ordinaria , de bajo nivel cultural y de un humor groseramente y zafio . Quizás sea en parte dela realidad Andaluza pero fomentarlo da más pena y sobre todo risa a quienes nos vean desde fuera con tantos tópicos sobre el Andaluz que parecen que agradan a esas élites socialistas que dirigen el canal sur.
Fecha: Sábado, 13 enero 2018 a las 13:55
Justino"Tomasito"
No puedo opinar mucho sobre su artículo porque también me encuentro en ese grupo de personas que apenas o mejor dicho casi nunca veo Canal Sur tv ni oigo Canal Sur radio.Estoy plenamente de acuerdo con su artículo ya que debo reconocer que ya hace al menos 10 años,años dejé de ver esta cadena televisiva casualmente más o menos por los argumentos que explica en su escrito.Sin embargo me he encontrado aquí en Andalucía e incluso fuera de ella,a personas que les encanta Canal Sur tv.Éstas eran principalmente personas de una edad que superaban ampliamente los 65.Está muy claro que cada cadena de tv tiene su público,incluída T5.Me alegra leerle de nuevo por esta página de "opinión".En casi todas las ocasiones escribe artículos mucho más interesantes que este último,pero siempre es bueno tocar cuantos más temas, mejor.Salud para este nuevo año.

Rota al dia • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress