Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Sábado, 16 diciembre 2017

Balsa Cirrito

[Img #83721]

 

 

 

MÁS NAVIDAD, MÁS VERANO
    

 

 

 

 

 

Me encanta la Navidad. La adoro. Casi soy un friki del espíritu navideño. No sé si recuerdan aquella magnífica película de horrible título llamada Los fantasmas atacan al jefe; en ella, su protagonista, Bill Murray, se marcaba al final un estupendo discurso en defensa de la Navidad y en contra de todos los que presumen de cínicos difamándola, discurso que suscribo hasta la última coma. Y lo menciono no sé por qué, puesto que, en realidad, no voy a hablar exactamente del Merry Christmas, sino de economía.
    

Veamos, ¿en qué época tiene la economía sus mejores momentos, su punto álgido? La respuesta es bastante fácil: en verano y en navidades. El resto del año, casi siempre anda subiendo el paro que da miedo mirar los índices, pero en los dos periodos que señalo, el desempleo baja que se le cambia la cara al ministro de Trabajo y casi parece simpático. No soy economista, pero creo que no hay que ser un genio para darse cuenta de qué tienen en común las navidades y el verano. Tanto en navidades como en verano hay vacaciones y hay paga extra. Repito, en ambos periodos disminuye el número de días de trabajo y aumenta el líquido disponible. Según todo esto, digo yo que... (pero mejor lo voy a decir en el párrafo siguiente).
    

Digo yo, tantos economistas y tíos listos dándole vueltas a la cabeza para arreglar las crisis mientras las crisis no se dejan arreglar, porque nunca está uno seguro de cuándo termina una y cuándo empieza otra, tantos tíos, digo, y no se han dado cuenta de lo sencilla que es la ecuación. Para que un país vaya mejor no hay que hacer lo que aconseja el Fondo Monetario Internacional, que siempre está con el mismo rollo, diciendo que los trabajadores tienen que trabajar más y cobrar menos. No señor, la fórmula es exactamente la contraria: cobrar más y trabajar menos. Money and holydays. Lo otro, lo de reducir los sueldos, proponer calendario laboral de japoneses y plantear la jubilación a los ochenta y cinco, ya vemos que no funciona. ¿No habrá un gobierno con un par que proponga seis pagas extra al año y otros seis periodos de vacaciones? ¿Tan rutinarios somos que no nos atrevemos a propuestas imaginativas.
    

Imaginen la situación. Paga extra no en diciembre y en julio, sino que tuviéramos también la paga de febrero, la de abril, la de agosto (en verano dos, que se gasta mucho) y la de octubre. Y en todos esos meses, un periodo vacacional que oscilara entre la semana y los quince días. Que todo esto que propongo tendría un efecto positivo es tan cierto como que el Cádiz asciende este año. Y por si hubiera dudas (que siempre hay gente escéptica que no está contenta con nada), un tercer dato que demuestra mi idea. ¿Cuál es la tercera época del año en que más bajan los índices del paro? Semana Santa. En Semana Santa no hay paga extra, pero sí hay vacaciones, razón por la cual aún subiendo el volumen de empleo, no sube tanto como en las otras dos fechas.
    

No se lo tomen a coña, estoy diciendo verdades como castillos, pero todos llevamos dentro un acentuado complejo de culpa. Del mismo modo que nos parece que una medicina es mejor si sabe mal, creemos que las cosas se arreglan preferentemente cuanto más masoquistas sean las medidas que tomemos. Cuando yo estaba en el instituto, no recuerdo por qué razón, estábamos reivindicando algo montando mucha bulla. Se propusieron acciones de combate diversas. Recuerdo que alguien planteó hacer una huelga de hambre, cosa que me espantó. "¿Por qué no hacemos mejor una barbacoa de protesta?", dije yo. Si la memoria no me falla, casi me pegan (más tarde, en la facultad, viví una situación muy similar, exactamente con los mismos resultados). Repito, por no sé exactamente qué razón, lo chungo siempre creemos que es más efectivo que lo amable. Por una vez podíamos probar lo contrario.
    

Y como tenga éxito esta idea que propongo, esto va  a ser la caraba.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
3 Comentarios
Fecha: Domingo, 7 enero 2018 a las 16:56
Fidelis Castris
Conociendo la admiración del autor de opinión sobre la figura de Canovas del Castillo, nos permitimos dejarle el extracto de unos de sus celebres discursos:
CANOVAS DEL CASTILLO: “Los negros en Cuba son libres; pueden contratar compromisos, trabajar o no trabajar, y creo que la esclavitud era para ellos mucho mejor que esta libertad que sólo han aprovechado para no hacer nada y formar masas de desocupados. Todos quienes conocen a los negros os dirán que en Madagascar, en el Congo, como en Cuba son perezosos, salvajes, inclinados a actuar mal, y que es preciso conducirlos con autoridad y firmeza para obtener algo de ellos. Estos salvajes no tienen otro dueño que sus propios instintos, sus apetitos primitivos.”
Fecha: Lunes, 18 diciembre 2017 a las 19:13
EL GRINCH ROJO
Iba a soltar un discurso contra la Navidad y su utilización consumista, pero el articulista, al cambiar el disco, me ha cortado el rollo. Así que hablaré de empleo, o de economia o de lo que sea que habla en articulista. Una alternativa podría ser acortar las horas laborales, así las empresas contratarian más personal para cubrirlas, pongamos 5 o 6 horas y con algo en lo que coincido con el articulista es con aplicarle pagas extras a los meses donde hay más movimiento de gastos con lo que se animaria al consumo y se dinamizaria la economia general. Otra medida podría ser dar incentivos al personal cuando la empresa tuviera superavit, así los trabajadores trabajarian más contentos con lo que aunmentaria la productividad. Pero creo recordar que algo similar ya lo innovo alguien llamado Henry Ford en sus fabricas en tierras de pieles rojas.
Fecha: Domingo, 17 diciembre 2017 a las 13:56
Justino"Tomasito"
No va muy descaminado el articulista.Muchas empresas, sobre todo multinacionales extranjeras,firman convenios con sus trabajadores en donde las pagas extraordinarias son de cuatro al año.El tema de las vacaciones o días NO laborables para todos, parece un poco más complicado,no aquí en Rota,sino en el resto del mundo.Por ello deberíamos exportar nuestro modelo roteño a todos los países.Las empresas,al aceptar el modelo roteño,no podrían irse a otros lugares ya que los días NO laborables por motivos festivos sería el mismo en cualquier lugar del universo.La solución económica para todos los países del mundo,la tenemos en nuestro pueblo y en menor medida en Andalucía.Todo se andará.

Rota al dia • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress