Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Sábado, 25 noviembre 2017

Balsa Cirrito

[Img #82706]

 

 

 

 

 

MACARRAS HONORARIOS

 

 

 

 


Hum, si he de decir la verdad, todo el jaleo montado alrededor del caso famoso de la violación del grupo conocido como La manada me parece un pelín farisaico. No lo puedo remediar, cuando veo a mucha gente adoptando una sentida expresión de dignidad y haciendo todo lo posible por llamar la atención, cuando veo a esa misma gente que dispone de un malvado adecuado para sentir superioridad moral y sobre el que cargar todas las culpas del mundo, me da cierto repelús: los linchamientos son repugnantes, incluso cuando quienes los reciben se los merecen. Pero digo que todo esto me resulta hipócrita porque casos tan sucios como este de La manada se producen en abundancia en España. Y en ellos padecen chicas que sufren no cinco, sino cuarenta o cincuenta violaciones diarias.


Uno creía que con la liberación sexual un mundo tan siniestro como el de la prostitución desaparecería por falta de clientes. Sin embargo, échalo a volar, porque según la universidad pontificia de Comillas, uno de cada cinco españoles varones reconoce haber pagado por recibir servicios sexuales, lo cual, en buena lógica, significa que el número real será bastante superior, algo así como uno de cada tres o uno de cada cuatro varones de nuestro país. Quienes tengan la costumbre de leerme sabrán que pocas cosas hay que me toquen más las narices que los colectivos feministas (1)* , auténtica fuente de sandeces sin número, sin embargo, cuando uno lee noticias como esta casi tiene la tentación de darles la razón. ¡Un tercio o una cuarta parte de los españoles se va de putas o se ha ido alguna vez en su vida! ¿Ignoran, por ventura, estos usuarios puteros que la práctica totalidad de las jóvenes que realizan los servicios en los puticlubs son mujeres prácticamente secuestradas, siempre maltratadas y sistemáticamente explotadas? ¿Entienden estos macarras honorarios que cada vez que acuden a uno de estos lugares ayudan a mantener esta barbarie? ¿Acaso no saben que si se van con esa chica extranjera tan exótica es porque esta ha sido engañada y luego chantajeada o amenazada para que ejerza la prostitución? Añado: con toda probabilidad más de uno de los lectores de esta página, de los que están posando los ojos en este artículo, ha sido cliente de uno de estos prostíbulos de esclavas sexuales: ¿en qué estaba usted pensando, amigo lector?
    

Por eso digo que toda esa gente que acude a las puertas del juicio de La manada me parece que están de paripé, que pertenecen a ese sector casi siempre perroflautista de la sociedad que se cree que manifestarse contra algo o colgar un comentario muy sentido en facebook ya es un acto memorable. Francamente no sé qué hacen gritando en la puerta de un juicio donde los acusados no solo van a ser condenados con toda seguridad, sino que ya están sufriendo el correspondiente castigo social, puesto que sus rostros han aparecido repetidamente en las redes. ¿Quieren de verdad estos manifestantes hacer algo útil? Pues vayan en grupos numerosos a las puertas de cualquiera de los muchos puticlubs de carretera de nuestro país. Y una vez allí, adviertan a todos los que se dispongan a entrar que si lo hacen les fotografiarán y publicarán la imagen en internet.  Cuando tres o cuatro veces en un mes le hagan lo mismo al prostíbulo en cuestión, se acaba el negocio. Y cuando se acabe el negocio, no habrá más chicas secuestradas. Y si no hay chicas secuestradas evitaremos esas miles, quizás decenas de miles de violaciones diarias. Y si necesitan apoyo (que lo van a necesitar, porque esta actuación en las puertas de los puticlubs con toda seguridad terminará en pelea), aquí tienen a un servidor de ustedes como voluntario, aunque solo sea para hacer bulto.
    

PD. Acaba de salir esta semana un excelente libro-reportaje sobre el tema. El proxeneta, de la periodista Mabel Lozano.

 

(1)* Obsérvese que no digo feministas, sino colectivos feministas, que no es lo mismo.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Rota al dia • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress