Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Miércoles, 4 octubre 2017

Políticamente incorrecto (por Manuel Carmona Curtido)

El término “censura” está definido en el diccionario de la Real Academia de la Lengua como “1. Dictamen y juicio que se hace o da acerca de una obra o escrito. 2. Nota, corrección o reprobación de algo”, la intervención de un tercero o terceros en una acción con intención de suprimirla o corregirla.
    

La “censura” es una actuación típica de regímenes totalitarios, durante los cuarenta años que duró el franquismo, diversas leyes y decretos limitaban la libertad de expresión con el objetivo de que ideas contrarias al régimen, y de los pilares que lo sustentaban no vieran la luz y no pudieran ser difundidas.
    

Igualmente, es impropia de regímenes democráticos, ya que la democracia es símbolo de pluralidad, y no puede haber pluralidad sin libertad de expresión. La libertad de expresión debe ir acompañada de un espíritu crítico derivado del análisis de la realidad. La libertad de expresión no la otorga ninguna ley sino que debe ser fruto de la formación personal. Como decía José Luis Sampedro “para mí la clave de la libertad, es la libertad de pensamiento, se habla mucho de la libertad de expresión. Hay que reivindicar la libertad de expresión, por ejemplo, en la prensa, pero si lo que usted expresa en la prensa es un pensamiento que no es propio, que ha adquirido sin convicción y sin pensarlo, entonces no es usted libre por mucho que lo dejen expresarse”.
    

típico en la sociedad actual oír la expresión “políticamente correcto”, que viene a significar, el acto de ejercer un freno a lo que queremos decir realmente con el objetivo de no dañar a la persona aludida o dulcificar una expresión con el objetivo de no parecer brusco, se trata de un tipo de autocensura que nos imponemos, lo que resumido vendría a ser esta explicación que he leído en alguna red social: “vivimos en una sociedad donde está peor visto decirle a un hijo de puta, que es un hijo de puta, que ser un hijo de puta”. Una sociedad donde se culpabiliza al denunciante y se victimiza al delincuente, y todo por no ser “políticamente correcto”.
    

Aldous Huxley, autor de "Un mundo feliz", libro que recomiendo, decía: “La dictadura perfecta tendría la apariencia de una democracia, pero sería básicamente una prisión sin muros en la que los presos ni siquiera soñarían con escapar. Sería esencialmente un sistema de esclavitud, en el que gracias al consumo y el entretenimiento los esclavos amarían la servidumbre”. Las personas que viven en esta “dictadura perfecta” no cuestionan el sistema, no tienen la necesidad de analizar la realidad, ni de cuestionar la sociedad donde viven, no es necesario censurarlos ya que difunden lo que el sistema les dice que tienen que pensar y decir. No podemos llamar democracia a un sistema que utiliza todos los medios que dispone para condicionar el pensamiento de la población o simplemente para evitar que piensen.
    

El papel de los medios de comunicación para construir esta “prisión sin muros” es fundamental, ya que a través de la difusión de las ideas hegemónicas, se interiorizan ideas por parte de la población que no son capaces de cuestionar y que repiten sin ni siquiera haber analizado personalmente, dónde se presenta la realidad en clave de buenos y malos.
    

Nos encontramos, como diría Ortega y Gasset, ante el triunfo de la vulgaridad, los referentes de éxito que tiene la población, programas de máxima audiencia que realmente son un insulto a la inteligencia pero que son un reflejo de la sociedad que vivimos.
    

En definitiva, les propongo que sean analíticos, críticos, digan lo que piensan y sobre todo piensen, previamente, lo que digan, a riesgo de ser políticamente inconrrectos.
Salud.

 

Manuel Carmona Curtido

 

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Miércoles, 4 octubre 2017 a las 13:12
Rebelderota
Totalmente de acuerdo con el Sr Carmona , espero que se de cuenta que la libertad de expresión y pensamiento también son para la ideología que a usted no le guste como el caso del falangismo , pues si usted piensa que esta ideología que no es políticamente correcta no debe tener libertad de expresión se contradice en su artículo y demuestra una gran falsedad que sería que solo los de su pensamiento político tiene derecho a esa libertad de expresión y caeríamos en regímenes totalitarios como el cubano .

Rota al dia • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress