Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Pepe Leñero
Jueves, 28 septiembre 2017

Jornada de gloria para el Club Deportivo Triatletas Roteños

[Img #79967]El club deportivo Triatletas Roteños dio un salto de calidad el pasado  fin de semana, ya que cinco de sus miembros completaron con éxito pruebas que tan sólo están al alcance de "súper hombres". Cuatro de ellos se convirtieron en "titanes", o lo que es lo mismo, participaron en la XIII Titán Sierra de Cádiz. José Antonio Medina, Nacho Juste, David Pérez y Berna Macías, ompletaron un recorrido para titanes en plena sierra gaditana. Por otra parte, Dani Ruiz-Henestrosa, superó la distancia IronMan de la Challenger Madrid 2017.

 

Decir Sierra de Cádiz en Triatlón, es decir Titán, una prueba dura como su nombre indica, ya que su recorrido supera la dureza, para dejar paso a la proeza. Los triatletas roteños  salieron al segmento de natación en el Pantano de Zahara, bien temprano, para salir a una transición que esperaba en primer lugar un puerto de primera categoría, el nombrado en la Vuelta a España, Las Palomas, por una rampa con más desnivel y 3 kilómetros más. Bajada a otro puerto, Las Palomitas y el pueblo de Grazalema, a buscar el Puerto de Los Alamillos y Villaluenga del Rosario. Un trazado “rompepiernas” con continuas bajadas y subidas, buscando Benaocaz, Ubrique y El Bosque, encarando así el temido Puerto del Boyar, también de primera categoría. Bajada y nuevamente encarar otra vez el Puerto de Las Palomitas, bajando ya por Las Palomas a boxes. Un paseo de 98 kilómetros.

 

Si este itinerario le suena a algún lector es que lo habrá hecho con su coche y sabrá que hasta a los motores, a veces les cuesta. La carrera a pie ya algo increíble, sobre la una de la tarde, 31 grados sobre el asfalto y el sol serrano arriba, camino de Algodonales, rampas y más rampas, sobre todo la “depuradora”, donde muchos de los competidores subían con las pocas fuerzas que le quedaban y andando. Llegada a la Plaza de Algodonales, donde el público se agolpaba para animar a los competidores, es una fiesta para ellos y para el deporte. Pero hay que salir de Algodonales, a lo lejos se ve Zahara de la Sierra, la meta. Ya no quedan fuerzas, hay que tirar de orgullo y cabeza, para racionalizar el esfuerzo, Para reventar con los últimos kilómetros de subida al pueblo, ¿qué motivó a los competidores? El público animando a estos titanes, porque reconocieron su esfuerzo,  dedicación, y el orgullo que supone tener el mejor recorrido posible para este tipo de pruebas.

 

Cuando ya no tienes fuerzas y ves a tu familia esperándote, es lo bello del deporte y así entras en meta, como lo que son, cuatro titanes: José Antonio Medina, Nacho Juste, David Pérez y Berna Macías, orgullo del club Triatletas Roteños.

 

[Img #79966]Por su parte, Daniel Ruiz-Henestrosa acometió uno de los retos más importantes, duros y competitivos de España, la Madrid Challenger 2017, una prueba distancia Ironman. El segmento de natación fue en Buitrago en el Embalse de Riosequillo, 4.200 metros con los primeros rayos del sol en el horizonte. Para después cambiar al segmento de bicicleta, 180 kilómetros con tres puertos de montaña catalogados de primera categoría y un desnivel acumulado de 3.000 metros no apto ni para profesionales del pelotón ciclista. Puertos de Canencia, Morcuera, Cotos y una última subida a Navacerrada, todo esto en los primeros 90 kilómetros.

 

Todo parecía indicar que lo peor había terminado, nada más lejos de la realidad, luego llegaría un terreno rompepiernas, con un sinfín de toboganes, rotondas y un viento lateral. Pero merecía la pena ver los pueblos de la sierra madrileña, El Escorial y bajar en bicicleta por El Retiro madrileño, todo libre de tráfico. La carrera a pie se desarrolló en un circuito urbano de Madrid, con cuatro vueltas de 10 kilómetros, para luego subir la famosa Cuesta de La Vega, de dos kilómetros, que da a la meta, nada menos que la Puerta del Sol, el kilómetro cero de España. Daniel Ruiz-Henestrosa, un deportista ejemplar, llegó a meta como un campeón, de la mano de Rosa y de su hijo Daniel. Siempre  recuerda a los que han ayudado en un duro año de entrenamiento, Diego Fernández, Juan Carlos Blanco y a su entrenador David Márquez. Un roteño que ha marcado la historia de una de las pruebas míticas la Madrid Challenger 2017, con 12 horas y 55 minutos de felicidad y sufrimiento.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
3 Comentarios
Fecha: Sábado, 30 septiembre 2017 a las 12:02
Tom Waits
Felicidades Dani, todo un campeon.
Fecha: Viernes, 29 septiembre 2017 a las 07:15
José Villalustre Sánchez
Felicidades Dani!!! Me alegro mucho de que hayas superado este nuevo reto que te has propuesto. Te lo mereces porque eres un gran deportista y, o que es más importante, una grandísima persona. Un fuerte abrazo CAMPEON
Fecha: Viernes, 29 septiembre 2017 a las 00:22
Juan
Enhorabuena a todos y en especial a Medina. Eres muy grande en todos los sentidos. Un abrazo. Muchos deberiamos de aprender de ti.

Rota al dia • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress