Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Miércoles, 5 julio 2017

Socialdemocracia - Experimento fallido (por Manuel Carmona Curtido)

Nos encontramos en plena precampaña electoral a las elecciones presidenciales en Alemania, y como es normal, los distintos partidos van tomando posiciones para afrontar la cita que tendrá lugar el próximo 24 de noviembre de este año.


Como todos sabemos, durante esta legislatura el Partido Socialdemócrata Alemán y el Partido Demócrata Cristiano han sido socios de gobierno en el país teutón, pero con la aproximación de la cita electoral es el momento de tomar distancia para poder afrontar el nuevo ciclo.


El primero en posicionarse fue el Partido Socialdemócrata Alemán que el pasado 24 de junio anunció que no firmaría ningún pacto de gobierno con los conservadores, a no ser que se contemplara el matrimonio igualitario en la legislación alemana, en palabras del socialdemócrata, Heiko Maas, actual Ministro de Justicia: “El SPD no va a firmar ningún pacto de coalición de Gobierno en el que no se contemple el “Matrimonio para todos”. Esta es una cuestión de justicia”, unas declaraciones hechas en las postrimerías de la celebración del día del Orgullo Gay que se celebraría el 28 de junio, cuatro días después lo que le granjeó la simpatía de los círculos progresistas alemanes, indicando así las líneas ideológicas en las que iba a encuadrarse la campaña electoral del SPD, distanciándose de los conservadores de Merkel y de los sectores más reaccionarios de Alemania. Posicionando al Partido Socialdemócrata como los adalides de la libertad, conscientes del mal momento que atraviesa la socialdemocracia europea.


Cual fue la sorpresa de todos, cuando seis días más tarde, el 30 de junio del 2017, el Parlamento alemán aprobaba el Matrimonio Igualitario por mayoría, con el voto en contra de la propia Canciller, Angela Merkel.
Pero analicemos la situación y el porqué de estos hechos.


Con la aprobación de esta ley, el Partido Democristiano rompe frontalmente la estrategia de campaña de los socialdemócratas, dejando sin argumentos diferenciadores a los progresistas de los conservadores, el voto en contra de Angela Merkel le da el “lavado de cara” suficiente ante los votantes conservadores alemanes posicionados contra el “Matrimonio Igualitario” ya que ella es la cara visible del Partido Conservador, igualmente se asegura un posible socio de un futuro gobierno repitiendo la Gran Coalición de esta legislatura.


Para los conservadores la aprobación de esta ley no supone el más mínimo desgaste electoral, mientras que para los socialdemócratas pierden un foco de diferenciación con los conservadores con los que han cogobernado durante estos cuatro años, con una socialdemocracia en crisis y sin expectativas de ser opción de gobierno.
El caso alemán es un claro ejemplo de la pérdida de identidad de la socialdemocracia europea, que si en sus orígenes tuvo como objetivo superar el sistema capitalista utilizando los mecanismos que facilitaba la democracia burguesa, a día de hoy se ha convertido en uno de sus fieles protectores sin que los ciudadanos vean la diferencia entre los conservadores y los socialdemócratas. Mientras liberales y conservadores se dedican a gobernar para las grandes multinacionales, la socialdemocracia pretende ganarse el favor de los ciudadanos con propuestas de artificio, que no llevan a un cambio socioeconómico en beneficio de la mayoría.


A la derecha europea y mundial, le da igual que las personas del mismo sexo se puedan casar, sean o no religiosas, sean blancos, negros o amarillos, ya que todos somos simples consumidores y como tal nos tratan.
Durante la campaña electoral española de 2011, durante el programa televisivo “Tengo una pregunta para usted” donde los ciudadanos preguntaban a los candidatos a la Moncloa los temas que verdaderamente les preocupaban un ciudadano preguntó, al entonces candidato por el Partido Popular Mariano Rajoy, si podría casarse con su novio si él ganaba las elecciones ya que la boda la tenía concertada para después de éstas, a lo que el candidato popular le respondió que podía seguir los preparativos de la boda que se podría casar sin problemas. Hay que recordar que el matrimonio igualitario es legal en España desde el 3 de julio de 2005 y que el Partido Popular realizó una importante campaña en contra de este.


La socialdemocracia europea ha perdido toda confianza de la ciudadanía, ya que ha servido para apuntalar las políticas neoliberales contra el beneficio de la mayoría social, debe de dejarse de políticas superficiales y volver a sus orígenes ideológicos, realizar propuestas rupturistas que sean inaceptables para los defensores de las políticas neoliberales que tanto daño están haciendo a la ciudadanía, hablar de la nacionalización de los sectores estratégicos y de políticas sociales reales, que confronten directamente con la gestión económica de cualquier país.


Me alegro enormemente de la aprobación del Matrimonio Igualitario en Alemania, pero creo que ha sido un error estratégico por parte del SPD la manera de plantearlo y ha dejado que los conservadores les metan un gol por toda la escuadra.
Salud.

 

Manuel Carmona Curtido

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Viernes, 7 julio 2017 a las 17:38
roteño
Buen análisis de la evolución de la socialdemocracia. Le felicito

Rota al dia • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress