Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Martes, 16 mayo 2017

La tribu

Desde que era pequeño, en casa no se le dio demasiada importancia a la escuela, es más, el colegio era una especie de guardería a la que tenía que ir, cuando quería ir, y nadie se preocupaba si tenía deberes, o no tenía, si me portaba bien, o si me portaba mal, mis padres no iban a tutorías, y las notas, que yo recuerde, nunca fueron a recogerlas.


Como era de esperar, salí de la enseñanza obligatoria sin la titulación, algo a lo nunca he dado importancia. Pues nunca he pensado que fuera algo útil.


Perdí a mis padres en la adolescencia y me crié con mi abuela, a la que he dado más de un dolor de cabeza, aunque no soy mal tipo, me he metido en algún que otro lío.
Las ganas de tener una familia, hizo que dejara embarazada a mi novia con apenas dieciocho años, y dos años más tarde vino mi segundo hijo, esta vez se puede decir que fue un descuido. Desde ese momento sólo una idea me ha rondado por la cabeza: mantener a mi familia.
Siempre he sabido buscarme la vida sin hacer daño a nadie, salir a mariscar, recoger chatarra, aparcar coches, hacer rifas… cualquier cosa que me permita llevar a casa el sustento del día. Aunque no es fácil. A veces la policía me retira, lo que tanto me ha costado mariscar, alguna que otra multa por aparcar coches o “retirar” chatarra de propiedad ajena, me ha conllevado sanciones menores a las que nunca les he dado la menor importancia.


Pero ha llegado la hora de darle la importancia que merece. Por el impago de todas estas sanciones, al no poder pagarlas, el juzgado me condena a quince meses de cárcel, que tengo que empezar a “pagar” voluntariamente en el plazo de 5 días.


¿Quién se hará cargo de mi familia ahora? Todo se oscurece a mí alrededor.


Evidentemente esta no es mi historia, pero sí es una historia real, este chaval, porque no deja de ser un niño, está condenado desde su nacimiento, y debió de esforzarse mucho más que cualquier otro joven de su edad, para no haber terminado así.
Pero, ¿quién o quiénes son los responsables de lo sucedido?
Algunos dirán que el responsable es él mismo ya que es el que ha elegido el camino a seguir, pero, ¿no nos marca la senda nuestro entorno? ¿Y únicamente podemos hacer pequeñas variaciones en lo que el “destino” nos tiene preparado?


Otros dirán que los responsables son la familia que no supo guiar al joven de nuestra historia, pero cuando la prioridad es dar de comer a tu familia ¿no pasa el colegio a un segundo plano?
Habrá quien dirá que es el entorno el que ha llevado a nuestro joven al trágico final, pero cuando cada uno de nosotros tenemos preocupaciones directamente relacionadas con nuestra propia supervivencia, ¿no damos de lado a lo que tenemos alrededor?

 

Hay un proverbio africano que dice que “para educar a un niño hace falta una tribu entera”, si entendemos “tribu” como “sociedad” creo que los culpables somos todos, todos y cada uno de nosotros hemos fallado como sociedad cada vez que se da un caso similar al de esta historia.


Esta sociedad individualista y competitiva que hemos creado, donde lo importante es el resultado y no cómo se obtiene el resultado, donde lo estético está por encima de lo ético, donde programas como “Sálvame” tienen más audiencia que “Saber y ganar”, donde hablamos mucho y hacemos poco, un país donde los grandes defraudadores se van a esquiar y los “robagallinas” atestan las cárceles del país, es una sociedad fracasada, y mientras el Yo esté por encima del Nosotros seguiremos fallando como sociedad.


Siempre estamos a tiempo de dar un giro a nuestro destino, hagamos entre todos una sociedad mejor.
Salud.

 

Manuel Carmona Curtido

 

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
3 Comentarios
Fecha: Jueves, 18 mayo 2017 a las 19:01
Rebelderota
El destino de uno se lo forja uno mismo, una persona sin recursos y como el de esa historia si quiere puede superar todos los obstáculos. Decir que la culpa la tiene la sociedad es lo en una parte. Una persona vive hoy en día como quiere y hace lo que quiere.
Fecha: Miércoles, 17 mayo 2017 a las 10:54
Hermano Lobo
Triste historia con moraleja falsa. Por esa regla de tres, todos los chorizos, defraudadores, maltratadores, robagallinas y demás ralea son productos de la sociedad, de la tribu.
Eso no es cierto.
Esa teoría la destruye totalmente el primer comentario de "Cuéntame". No hay que profundizar mucho más ni ir más lejos.
Fecha: Martes, 16 mayo 2017 a las 21:15
CUENTAME
Mi padre era analfabeto y trabajaba la mayoría de los días días, incluidos sábados y hasta domingos, doce horas para sacar a su familia adelante. Mi madre tuvo que salir a limpiar y cuidar niños, había que sacar adelante cuatro hijos. Gracias a ese esfuerzo yo pude estudiar y sacar el bachiller, cuando casi nadie estudiaba, que me sirvió para sacar unas oposiciones. Hoy mi hijo ha terminado una carrera universitaria y ha hechos dos máster. En esta sociedad hay muchos jóvenes que se esfuerzan, estudian e intentan sacar adelante una profesión o un título que le van a exigir para trabajar. Mis padres fueron responsables y se esforzaron. Ése es el camino. Las excusas no valen los premios se ganan con esfuerzo y sacrificio. Todos tenemos nuestra historia y ésta es de verdad. Echarle la culpa a la sociedad no sirve de mucho.

Rota al dia • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress