Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Sábado, 13 mayo 2017

Balsa Cirrito

[Img #71977]

   

 

 

 

INQUISITION? YEAH!

 

 

 

 

La loca historia del mundo es una película dirigida por Mel Brooks en 1981. Uno de sus números más chanantes era una especie de parodia sobre la Inquisición española, en la que un grupo de monjes cantaban y bailaban despendolados por un escenario de mazmorras y aparatos de tortura. La vi hace muchos años, pero recuerdo el estribillo de la canción: Inquisition? Yeah!, o sea, ¿Inquisición? ¡Sí! Pues un canto bastante parecido al que entonaban los inquisidores lo escuchamos en nuestro mundo, hoy, ahora, referido a ciertos asuntos, muy marcadamente la cuestión feminista, en los que una ingente cantidad de personas parece ansiosa por gritar ¡Sí! a la Inquisición.
    

 

Suele ocurrir. Acompañando a una reivindicación justa, como es la igualdad entre los sexos (permítanme que evite esa horterada de anglicismo que es la de hablar de género), aparecen también personas bienintencionadas, pero muy perdidas ideológicamente, que tratan de obligar al resto de la sociedad a que piense o actúe como ellas quieren. Me voy a quedar con tres ejemplos, el último, de traca.
    

Veamos, uno. El grupo Ahora Jerez del ayuntamiento de, obviamente, Jerez de la Frontera, ha propuesto que se prohíba en el circuito de la ciudad la presencia de las paragüeras en los grandes premios de motociclismo. Dicen que esas chicas que casi siempre van vestidas de forma muy sexy y que portan un parasol para proteger del calor a los pilotos antes de la salida, son una muestra de sexismo. Nos ha fastidiado, claro que lo son. Pero, a ver si nos entendemos, lo digo por si alguien no se ha percatado: a los hombres, a todos los hombres, incluso a los ermitaños y a los concejales de Ahora Jerez (que aunque a veces no lo parezca, son dos cosas diferentes) les gusta ver a mujeres con atuendo limitado. No sé si es cosa del ADN o del DNA, pero la cuestión es que una chica guapa con ropa ceñida o escasa es un imán para el público varonil. Como quiera que la clientela de los grandes premios de motociclismo es en un 70 u 80 % masculina, tampoco debería sorprendernos que en los grandes premios aparezcan las tales paragüeras. Pero, vamos a conceder que la minoría femenina también tiene sus derechos de espectador. Según eso, los de Ahora Jerez y las feministas no debían pedir que se suprimieran las paragüeras; lo lógico sería que exigieran la presencia de paragüeros masculinos, de tíos macizos con camiseta de tirantas reventonas o algo así. Pero no, la nueva inquisición disfruta con las prohibiciones, y, como nuevos monjes ceñudos y penitentes, lo que quieren es que nadie disfrute. Ni siquiera ellos.
    

Segundo caso, igual de tonto. La actriz, es un decir, Blake Lively recientemente montó en cólera porque un entrevistador le preguntó quién era el diseñador de su ropa de aquel momento. Blake, indignada como un payaso al que le han robado la nariz, salió irritadísima a las redes sociales para denunciar el "sexismo" y el "machismo" del periodista: ¿Por qué a los hombres no les preguntan por su diseñador?, decía. Si es que ella es muy guay y muy cool. No me voy a referir (no me gusta jugar con ventaja) a que doña Blake antes que actriz fue modelo, y que preguntarle por el diseño del vestido a alguien que ha sido maniquí tampoco parece muy desatinado. Lo único que quiero señalar es que la razón de que a los hombres no les pregunten por su diseñador, es que la mayoría de los hombres les interesa bastante menos el mundo de la moda y de la ropa que a las mujeres. Tápale los ojos a un tío y pregúntale de qué color es la camisa que lleva. El número de tipos que se confunde es muy superior al número de tipas (y que nadie me lleve la contraria, me he molestado en hacer la prueba). Ya sé que decir esto va en contra de la religión igualsexista que nos domina, pero es la cruda realidad. Imagino que nadie se interroga por qué a las mujeres no les hacen preguntas sobre fútbol. ¿Recordamos que existe el sentido común o todavía no toca?
    

Tercero y más irritante. El flamante presidente de la República Francesa, Emmanuel Macron está casado con una mujer 25 años mayor y a la que conoció cuando él tenía quince años (y ella 39). Esta singularidad ha merecido increíbles elogios. En el diario El país, apóstol oficial de la corrección política en España, han publicado artículos poniendo por las nubes este romance; digo más, colocándolo como un ejemplo para la sociedad, como el triunfo definitivo del amor. Pues qué chanchi, ¿no? Pero, un poner, se imagina alguien la situación inversa. ¿Qué pensaríamos si se intercambiaran los sexos? ¿Qué se diría de un tío de 39 años que sedujera a una niña de 15? ?¿Alguien dejaría de pensar (y de afirmar) que se trataba de un pervertido asaltacunas? ¿No sería mirado con prevención y desprecio por la bancada femenina y la mayor parte de la masculina? ¿Tendría alguien narices de proponerlo como ejemplo de historia de amor? La diferencia de edad entre Macron y su esposa es exactamente la misma que entre Donald Trump y su esposa Ivanka. Siempre que veo al presidente de EEUU con su mujer me pregunto: ¿qué hace esa mujer tan guapa con ese hombre tan mayor?; de hecho, he visto publicada esa misma pregunta en más de una ocasión. Si alguien tuviera cuajo para decir de Macron: ¿qué pinta ese chico tan joven con esa señora tan entradita en años? moriría socialmente de forma casi instantánea. Alguien que tal dijera sería masacrado por machista, sexista, discriminador y varias cosas terribles más que no cito para no mancharme los dedos de sangre. Supongo que se trata de un caso de eso que llaman doble moral.
    

El feminismo es en su origen sano y positivo (¿quién puede no admirar a las primeras mujeres que se atrevieron a desafiar a una sociedad que las dejaba de lado?), pero obligatoriamente está destinado a devorarse a sí mismo. Jamás encuentra final. Es imposible que las feministas radicales lleguen a decir un día: "hemos conseguido nuestros objetivos". Aunque la sociedad hubiera alcanzado la igualdad absoluta, nunca, nunca, nunca estarían satisfechas. Siempre necesitarían agravios, y si no los hubiera, se los inventarían. En el mundo occidental las mujeres han conseguido un estatus similar al de los hombres. Es cierto que existen aún algunas desigualdades, pero también que no son pocos los ámbitos donde las mujeres resultan las más favorecidas. Que luchen por revertir esas desigualdades (por fortuna, menos ahora que hace unos años) que restan y no por sandeces paranoicas.
    

Y, sobre todo, que se enteren que el alcanzar los mismos derechos y deberes no significa que hombres y mujeres sean iguales. No lo son, y lo que es bueno para unos puede que no lo sea para los otros. Y que lo que queda más feo es obligar a los unos a pensar como las otras y viceversa. Y que tildar a alguien de "machista" no otorga la razón absoluta (parece increíble, pero hoy día hace más daño que a alguien lo tilden de machista a que lo hagan de ladrón). Ya lo dije más arriba: a ver si estrenamos el sentido común.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
12 Comentarios
Fecha: Jueves, 18 mayo 2017 a las 12:59
BC
Muchas gracias, Antonio Franco, ahí andamos de vecinos.
Fecha: Miércoles, 17 mayo 2017 a las 18:52
Antonio Franco García
Aprovecho para felicitarte por tu nuevo premio y darte la bienvenida por el regreso a esta sección. Saludos
Fecha: Miércoles, 17 mayo 2017 a las 17:46
MARTA
Ese Macron diciéndole a Brigitte "volveré para casarme contigo" es taaaan romántico que no me paro a pensar si es sexista o no.
Pero tiene usted razón, yo el tándem señor mayor-chica joven, lo veo de viejoverde. Y sin embargo al revés lo veo como el romántico triunfo del Amor.
Una que es mu influenciable...
Fecha: Martes, 16 mayo 2017 a las 19:55
ADR
Bienvenido de nuevo por estas páginas.Me parece que muchos hemos echado de menos tus artículos, tan ingeniosos, divertidos y de actualidad, no como otros que parecen que solo saben escribir del pasado trágico de nuestra historia, de una manera distorsionada. Un saludo...
Fecha: Martes, 16 mayo 2017 a las 14:17
BC
Para Curioso. Me alegro de que por fin encontraras el libro, porque, si no recuerdo mal, te has llevado un par de años rondándolo
Fecha: Martes, 16 mayo 2017 a las 14:15
BC
Sobre la palabra género. Género, como sinónimo de sexo es anglicismo de todas todas. Con ese significado no se encuentra en la literatura española hasta hace unos 15 0 20 años. De hecho, es anglicismo porque ni siquiera en inglés es una palabra antigua, sino que con el significado actual comienza en los años sesenta. En español género hace referencia a la gramática o a la especie, en los últimos años, por influencia del inglés, se le ha comenzado a dar ese nuevo significado.
Fecha: Lunes, 15 mayo 2017 a las 22:54
Rebelderota
Buen artículo y más cuando hoy en día cada vez abunda más una inquisición subrepticia y sobre todo en medios sociales que acaba crucificando a cualquiera que tenga un pensamiento diferente a estos sectarios ya sea de izquierdas como cambianick o al derechista hermano lobo. Por ejemplo se puso en marcha la Inquisición en Rota con la plataforma antitaurina impidiendo el derecho de un joven a ejercer una profesión legal . Y de ahí muchos ejemplos aunque pronto se me tiraran a la yugular el elemento lelo sectario me refiero al izquierdista porque el derechista el pobre no da mucho de si.
Fecha: Lunes, 15 mayo 2017 a las 20:56
Compañero
Hermano Lobo. Corrijo: género tiene que ver con engendrar, no con la gramática. La gramática lo ha tomado prestado.
Fecha: Lunes, 15 mayo 2017 a las 19:46
Hermano Lobo
Pues creo que has tenido una magnífica idea eligiendo el tema para el artículo en tu regreso.
Los tres ejemplos vienen al pelo. Por su cercanía, comento que afortunadamente los iluminados de Ahora Jerez se han estrellado con su insólita pretensión. No habían ni consultado a las chicas, que se pagan sus gastos y estudios con ese trabajo.
Estoy particularmente de acuerdo en lo de sexo, ya que género es un concepto gramatical.
Además aciertas doblemente, ya que los palizas que infectan Rotaaldía con sus monocordes discos rayados no encontrarán aquí tema para seguir combatiendo la guerra civil.
Fecha: Lunes, 15 mayo 2017 a las 19:42
Compañero
Sin estar de acuerdo prácticamente en nada, una preguntita al Sr. Balsa, ¿porque afirma que "igualdad de género" es un anglicismo?
Fecha: Lunes, 15 mayo 2017 a las 17:03
Curioso
Bienvenido. Como siempre genial poniendo el "dedo en la llaga" de esos extremismos tan absurdos a veces. Por cierto hace algunos meses encontré el libro de Blasco Ibáñez, El Infiltrado. Me costó pero al final lo conseguí y me alegro porque fue muy interesante su lectura.
Fecha: Domingo, 14 mayo 2017 a las 14:45
Welcome Mr.Cirrito
Particularmente, se me ha hecho un poquillo largo un ártículo para dejar clara su postura ante un falso feminismo y otro falso machismo , y que algunos o algunas están interesados en manifestar a más mínima oportunidad.Está de moda y como tal moda pasará,que si no tienes " algo de raro",como que no vas a tener razón nunca....como digo modas que irán a menos,espero.






Rota al dia • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress