Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Lunes, 1 mayo 2017

Tren III

El bar junto a la Iglesia tenía trastienda, allí nació y creció Mari Luz. Su madre murió a los pocos días de dar a luz; afortunadamente, una tía de su padre, bastante mayor y sin hijos, se mudó donde su sobrino y se encargó de ellos. Cuidó de la casa y de sus habitantes hasta que fue tan anciana que ambos tuvieron que hacerlo con ella.

  

El padre de Mari Luz hizo lo posible por darle a su hija todo lo necesario para que creciera feliz y con salud. Procuraba (sin ningún éxito por cierto), mantener a la niña alejada del bar que cada día se llenaba con los hombres del pueblo; pero esa niña era la criatura más escurridiza que nadie hubiera conocido y cada instante estaba sentada en el borde de una mesa donde los hombres jugaban a las cartas o al dominó, escupían y maldecían a gritos cuando perdían la partida, también cuando ganaban, para qué nos vamos a engañar. Total, que cuando terminó sus estudios básicos, Mari Luz optó por regentar junto a su padre el bar que la vió crecer. Desde entonces, de un bar de carajillos y sol y sombras, pasó a ser un lugar donde se servían desayunos y comidas para los trabajadores del entorno. Era ella quien cocinaba siguendo las ricas recetas de su tía-abuela; lo mismo desplumaba y guisaba tres gallinas, que mataba varios conejos y los preparaba en salsa.

 

Su padre sonreía con satisfacción cada vez que la  miraba desenvolverse como nadie y la abrazaba con cariño, pero a veces, muchas más de las que él quisiera, resoplaba exasperado cuando su hija soltaba algún exabrupto más propio de cualquier cliente que de esa chica que a veces ni él mismo reconocía por lo desgarbada que podía llegar a ser.

  

Pero todo el mundo coincidía en que ella era todo corazón. Atendía a cada cual con dedicación y paciencia, pero también cuando tenía que echar a alguien a empujones, lo hacía sin despeinarse y si al cerrar por la noche quedaba algún rezagado borracho, lo acompañaba a su casa, ofreciéndole su brazo para que no perdiera el equilibrio y  la compostura.

  

De todas las amigas Mari Luz era la más fuerte y la que más determinación tenía. Después de tantos años en contacto con hombres, aprendió mucho del sexo masculino y la volvió muy exigente en ese aspecto. Ella estaba por encima de las palabras bonitas si en el fondo estaban vacías, como solía decir a menudo “los veía venir de lejos”. Había tenido varias relaciones, pero ninguna había llegado a buen puerto.

   

Era una mujer práctica y natural a la que le gustaba llamar a las cosas por su nombre, por muy malsonante que éste fuera.

 

Ángela Ortiz Andrade

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
2 Comentarios
Fecha: Lunes, 8 mayo 2017 a las 22:21
Ángela Ortiz
Muchísimas gracias por comentar y por el comentario estimado "Emoti".
Fecha: Lunes, 1 mayo 2017 a las 17:27
"Emoti"
¡Pulgar para arriba,por supuesto señora!

Rota al dia • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress