Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Jueves, 16 marzo 2017

Taxi II

Aquí tenéis la segunda parte, la cosa comienza a complicarse.

 

Eva abrió los ojos parpadeando con dificultad. Se puso una mano sobre la frente y respiró hondo, le dolía la cabeza muchísimo y reconoció que la noche anterior en casa de su amiga del alma, había bebido demasiado. No recordaba qué comieron, pero no le tuvo que sentar nada bien, porque había pasado toda a noche inquieta.
Lo que sí recordaba perfectamente era que Diego, su taxista, había escogido la silla que lo sentaba frente a ella durante toda la cena y la sobremesa. Por ello no pudo evitar fijarse en el joven de pelo negro y rizado, ojos traviesos y sonrisa arrebatadora (de esas que la ponen a una un poco tonta) que tenía ahí, delante suya.

 

La cena fue bastante amena y divertida, aunque Eva estuvo al principio tensa, muy tensa. La pobre sonreía y a la vez rezaba para que ese chico no la delatara, retorcía su servilleta bajo el mantel y permanecía atenta a cada palabra que salía de la boca del taxista.


Afortunadamente, Diego se comportó como un caballero: amable, divertido, educado y a decir verdad, un excelente interlocutor. Daba la impresión de que nunca pasó nada, de que ella no estuvo en su taxi jamás y eso la tranquilizó muchísimo, tanto que se relajó el resto de la velada y bebió todo el vino que le iban sirviendo.

 

A la hora de regresar a casa, Eva tenía una súper borrachera encima, pero iba feliz. Su chico no se había enterado de nada y todo seguía como siempre. A decir verdad, estaba deseando que ahora más que nunca, su “inocente novio” volviera a sus viajes de negocios y la dejara vivir a sus anchas.


Se apartó la mano de la frente, le dio la vuelta y se fijó en el regalo que le había hecho antes de ir a cenar la noche anterior; en el dedo anular había un diamante de al menos cinco mil euros. Se incorporó de la cama y miró a su alrededor: El ático de su chico era espectacular, con decoración exquisita y vistas impresionantes. Entonces se detuvo en el bueno de su novio que dormía a su lado, tan feliz, tan blandito, tan ignorante, tan rico y tan enamorado… pobrecillo.


Fue al cuarto de baño para darse una ducha; cuando se quitó el sujetador, de dentro de una de las copas cayó un papelito doblado. Lo recogió del suelo y lo desplegó, pudo leer un número de móvil y la palabra “LLAMA”.
Eva miró hacia la cama, aún seguía ocupada; cerró la puerta del baño, volvió a leer el mensaje y se preguntó “¿pero cómo ha podido llegar esto aquí?”.

 

Ángela Ortiz Andrade

 

Si no leíste la primera parte de Taxi, pincha el siguiente enlace.

Noticias relacionadas
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
4 Comentarios
Fecha: Viernes, 24 marzo 2017 a las 11:17
Ángela Ortiz
Muchísimas gracias por esas palabras tan bonitas Ana María.
Fecha: Jueves, 23 marzo 2017 a las 16:10
Ana María
Me encanta la historia pero mucho mas me ha encantado reencontrarte
Fecha: Sábado, 18 marzo 2017 a las 21:13
Ángela Ortiz
Querido Manuel, tienes razón, allá cada cual con su imaginación acerca de esta historia. Es verdad que no hace falta seguir con ella; pero por si acaso, yo la he enrevesado un poco y así quien quiera puede dejarse llevar por esta alternativa que yo les ofrezco. De todas formas me encanta que comentes mis textos, eso me anima mucho, ojalá fueran más personas las que comentaran. GRACIAS MIL
Fecha: Jueves, 16 marzo 2017 a las 23:25
Manolo A
Muy bueno...pero no es necesario que continúe. Allá cada cual con su imaginación. Es mi opinión, pero no seré yo quien pida que nadie haga otra cosa que no sea su voluntad. Muchas gracias por esta delicia.

Rota al dia • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress