Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Lunes, 28 noviembre 2016

Mi vida, Rota (vecinos de la avenida San Fernando y de la Costilla)

Cuán lejano me parece aquel día en que me enamoré de ti. Creí que serías un paisaje más en mi aún joven existencia; nada más lejos de la realidad. Tus ojos azules se clavaron en los míos para siempre jamás. Olías a aguamarina y, cuando al anochecer tu respirar se hacía acompasado, no sólo era lo único que escuchaba en el silencio de mi noche, sino que tornose en la nana que mecía mis sueños.

 

Cuando me sumergía en el intenso azul de tu, no menos infinito, misterio, tus manos me abrazaban como sólo tú sabes hacerlo. Tus manos mesaron mis cabellos y tu lengua recorrió una y mil veces la totalidad de mi cuerpo masajeándome desde el cuello hasta los dedos de los pies.

 

Mi disfrute se mantenía hasta mucho después de desasirme de tus brazos. Dizque, hasta a los labios ajenos, aquellos que te disputaban los placeres,  yo le sabía a ti. Y, tú y yo sabemos que aquello no era infidelidad; era, la propagación de mi enamoramiento.

 

A Neptuno, dios de las profundidades, pongo por testigo.

 

Hablé de ti a mis familiares y amigos como se habla del amor que surge y que invade a los corazones más allá de lo entendible. A muchos les llevé para que te conocieran. Con orgullo, aderezado de ciertas dosis de vanidad, te mostré ante quienes boquiabiertos te observaron. Y tales los dejé cuando me adentré en ti, ante sus atónitos ojos, dejarme acariciar por aquella (¡oh, Rota; mi Rota!) que era dueña y señora de mi vida.

 

Porque eso fuiste; mi vida. Mas, ahora…

 

¡Malhaya quién vino a despertarme de aquel maravilloso sueño!. Ya no me acuna el rumor de tus olas; ya no perfuma mi alcoba el olor de tu aliento marino; ya no acaricia mi cuerpo ajado los sutiles brazos de tus aguas.

 

Ahora…

 

Ahora, las notas de unas músicas estridentes y extranjeras castigan a mis oídos; por entre la celosía de mis aposentos penetra el olor a orines de borrachos trasnochadores. Desde lo más profundo de mi corazón maldigo a quien permite (te estoy mirando a ti, Ayuntamiento) que tales desatinos se produzcan.

 

Llamo a los Agentes de la Municipalidad para que ejerzan de médicos para mi incurable enfermedad y compruebo con estupor que o no saben o no quieren cercenar la gangrena que amenaza con acabar conmigo.

 

Tengo mi vida… Rota.

 

Rota… Rota… ¿No hay nadie de Rota que me escuche…? ¿Nadie se pondrá de luto por la muerte de un amor?.

 

¡Eh, Rota!.... ¿Hay alguien ahí…?

 

Manuel Diáñez Bayón

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
9 Comentarios
Fecha: Domingo, 18 diciembre 2016 a las 17:36
ManuelA
Sr Anonimo:
Creo que no ha querido entenderme, porque capacidad presumo que tiene.
Lo de dejar la envidia de lado le diré que no es el caso, tengo la suerte de vivir donde quiero y ademas cuento con varias viviendas en distintas poblaciones, así que...dejemos lo ahí.
Lo que intente expresarle es que hace muy bien en reclamar unos DERECHOS que tiene; problema...que el resto de ciudadanos también los tenemos y no crea que los suyos priman por encima del resto.
Se trata de intentar conciliar posturas y puede ser que para Ud las 10 de la noche sea una hora estupenda para acostarse...pero usted que vive en esa zona "afortunada" (que los demás mantenemos con nuestros impuestos jjjjjjjj) no puede impedir que el resto de humanos nos dediquemos a disfrutar de "NUESTRO" pueblo, con la alegría y bullicio que eso supone.
El que quiera tranquilidad y soledad al recinto adyacente a la a la venta de las tinajas.
PD. Ud que cree...que a los demás nos han regalado lo nuestro?

Fecha: Miércoles, 14 diciembre 2016 a las 20:48
Urbano
La verdad es que tiene toda la razón con respecto a la Policía local que no quiere, o no puede hacer valer su autoridad para que bares y heladerías cumplan con la ordenanza relaciónada con el horario de cierre y de ruidos ( ejemplo: trenecito ). Hay CONTAMINACIÓN ACÚSTICA y nadie hace nada al respecto en el Ayuntamiento, porque manda mucho DON DINERO, y hay que hacer caja, en verano, aunque sea a costa del descanso de los vecinos que vamos a veranear en familia.
Fecha: Miércoles, 7 diciembre 2016 a las 00:19
Anónimo
Señor Manuel A,
Su respuesta refleja enormemente la idiosincrasia del pueblo español. Como según usted los que vivimos en la zona vivimos como Dios y tenemos la vivienda en un lugar privilegiado tenemos que soportar todo lo que nos caiga.Hemos adquirido la vivienda como cualquier ciudadano...Pagando. Vivimos como nuestras posibilidades, nuestro trabajo y nuestro esfuerzo nos permite. De todas formas, no creo que sea esa la cuestión ni que a usted le interese cómo vivimos. No estamos a falta de conocimiento. Dudo que haya algún vecino que no se alegre del crecimiento de Rota. Nadie habla de que cierren bares. Se habla de civismo, de cerrar a horas más que prudentes (como en la calle Mina por ejemplo), de dejar paso para entrar en nuestras casas...Si usted dice que cierran a la misma hora que los demás es que no ha pasado un día cualquiera de verano a las 5 de la mañana por allí. Haga el ejercicio de dejar la envidia a un lado y pensar que somos personas como usted que tan sólo pretenden descansar al menos medianamente bien y disfrutar de este maravilloso pueblo como lo hacen el resto.
Fecha: Martes, 6 diciembre 2016 a las 23:16
picobarro
Cuantos bares tienes ManuelA.?
Lo del cierre será porque tu lo terminas de cerrar a las cuatro de la mañana. Y las leyes se hacen para cumplirlas y las autoridades para hacerlas cumplir. Espero que no te toque un hostelero pesetero, para reírse de sus vecinos y no dejarte dormir ni a ti ni a tu familia. Hezbolá.
Fecha: Martes, 6 diciembre 2016 a las 10:49
ManuelA
Preciosa forma de expresar una realidad...dicho esto...
Rota ha cambiado, en los últimos 15 años (de los que puedo hablar) Rota ha multiplicado su población y su tamaño con todo lo q eso implica.
La normativa municipal tiene el deber de velar por la salud y bienestar de sus ciudadanos PERO DE TODOS.
Los que vienen en el centro se quejan de que no hay aparcamiento y ruidos, los de las nuevas avenidas de que faltan servicios y hasta las mismas avenidas, los de la barriadas de la inseguridad, y los del paseo de la gente hasta las tantas en la calle....
Rota es diversa, lo q hay q ser es justo y no pretender estar en el centro, aparcar en un periquete, que se lleven a la gente a Punta Candor y la juventud al Bercial....para que Ud. siga viviendo como Dios y presumiendo de esa Rota q le enamoró.
Un poco de seriedad, esos bares de los q se queja tienen un horario que casi siempre cumplen, y esa afluencia de personas al lugar es lo que hace que nuevamente se haya remozado ese paseo/plaza que Ud. disfruta de su ventana.
No lo olvide
Fecha: Jueves, 1 diciembre 2016 a las 20:09
picobarro
Rota ha pasado de ser una playa familiar que tenía un dormir excelente. Al Magaluf de la Bahía.
Donde manda la mafia del alcohol y lo demás no importa.
Fecha: Martes, 29 noviembre 2016 a las 21:10
Marina
Sin duda es una pena lo que está pasando en la Costilla... Es indignante tener que hacer malabares para entrar en el portal, indignante tener que ir saltanto cristales... No entiendo cómo todos los bares tienen una hora de cierre normal menos los de la Costilla y tenemos que ser nosotros quienes estemos sin dormir hasta las tantas de la mañana y quedarnos atónitos ante la pasividad de la policía...A mí personalmente me afecta pero a la imagen de Rota muchísimo más . El público de estar bebiendo hasta altas horas de la madrugada con voces y muy poco saber estar no es el que beneficia al pueblo para tener un turismo de calidad.Cada vez nos sentimos más rechazados por el ayuntamiento y con menos apoyos como si fuésemos ciudadanos de segunda y permítame señor alcalde decirle que pagamos como todos y amamos esta tierra como el que más... Quizás lo que falta es que usted la quiera ya que esos actos son los que deterioran una ciudad y puede pasar de un lugar precioso a un destino vulgar... Si es lo que quiere...
Fecha: Martes, 29 noviembre 2016 a las 20:26
Otro mismo
Hace diez años que se podía vivir tranquilamente en Rota. Pero desde que el Ayto. publicó la nueva ordenanza, no se cumplen los horarios de cierre, el ruido es continuo todo el día y los soportales están invadidos por los bares. Vaya negocio que hemos hecho. Esto es insoportable.
Fecha: Lunes, 28 noviembre 2016 a las 14:03
Uno mismo
¡Sr,Manuel,de la "mili" me va hablar que vivo en las cercanías de la Feria o a un amigo mío que vive cerca de los chiringuitos de las playas!.Eso sí,es muy justo reconocer que aquellos que viven en la plaza de La Cantera,la Costilla y avenida San Fernando se llevan durante todo el año el premio gordo...pero ya sabe, todo sea por los restauradores, que por lo visto dicen ellos y el Aytorota los respalda, que sus negocios van de mal en peor,y por éso son merecedores de todas las medidas que uno pueda imaginar para ayudarles,tales como exención de ciertos impuestos de ocupación de vía pública por ejemplo,campañas y fiestas a más no poder con iluminaciones muy especiales para animar al personal etc,etc...un pequeño consejo,si éstas navidades va a mandar una carta sobre éste asunto a los Reyes Magos,parece que son más fiables Gaspar o Baltasar.

Rota al dia • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress